Un intenso manto blanco por sorpresa

  • Yunquera es el municipio donde más está nevando y donde se han registrado complicaciones en la carretera A-366.

Cuando ya parecía que el intenso frío había decidido dejar definitivamente la provincia de Málaga, ayer la nieve volvió a dar la sorpresa. No se esperaba que nevara y hasta los propios meteorológos se sorprendieron de que un manto blanco cubriera casi todas las sierras malagueñas. Las lluvias sí estaban previstas que recorrieran la provincia desde la noche del jueves, pero no que la densa masa de nubes que las acompañaban provocaran un enfriamiento tan intenso de la atmósfera y que la cota de nieve cayera en picado.

Durante buena parte de la madrugada y de la mañana de ayer nevó con cierta intensidad por debajo incluso de los mil metros de altitud. Muchos puntos de la serranía de Ronda, Antequera, Sierra de Abdalajís y Almijara amanecieron cubiertos de blanco en una estampa plenamente invernal. La nevada fue especialmente significativa en Yunquera, donde la nieve llegó a cuajar a pie de carretera. La A-366, entre los kilómetros 11 y 42 a su paso por este término municipal, fue una de las más afectadas y a media mañana los servicios de limpieza de Carreteras seguían en la zona para evitar que se acumulara. Aún así, la nieve y la lluvia pudieron ser la causa de que un hombre y una mujer resultaran heridas en una colisión frontal entre un autobús , en el que ese momento viajaban cinco personas, y un turismo en esa misma carretera a su paso por el término municipal de Ronda, según informó un portavoz del sistema Emergencias 112 Andalucía. Pero por lo demás, el temporal no dejó ninguna incidencia de importancia y los amantes de la nieve pudieron disfrutar del blanco elemento sin grandes complicaciones. En especial, en el Torcal de Antequera, que amaneció totalmente cubierto, dejando una estampa típicamente invernal.

A media mañana los responsables de Medio Ambiente lograban despejar la carretera que asciende hasta el centro de visitantes, facilitando de este modo su apertura a la circulación y dotando de una mayor comodidad para la subida a las decenas de visitantes que se acercaron al paraje natural desde primera hora de la mañana. Familias al completo no quisieron peder esta oportunidad de poder jugar en la nieve. No faltaron las tradicionales guerras de bolas, ni tampoco los que quisieron llevarse en sus vehículos un poco de nieve para sus casas, como prueba de que había subido al Torcal.

Otro optaron por ataviarse con los equipos adecuados y adentrarse por los senderos cubiertos de nieve. A ellos no les faltaba la cámara de fotos para dejar constancia de un paisaje blanco de inigualable belleza y que no siempre puede captarse. A mediodía todavía nevada sobre las cubres del Torcal, aunque de forma muy débil. Mientras tanto, en la Serranía de Ronda la niebla hacía que subir a la sierra fuese mucho más complicado y peligroso, ya que a duras penas se podían ver algunas de las zonas cubiertas por la nieve.

La nieve no fue la única protagonista del día. También lo fue la lluvia después de más de un mes sin que cayera ni una sola gota en Málaga. Fue más generosa incluso de lo que el Centro Meteorológico de Málaga había previsto y en municipios como Fuengirola cayeron más de 24 litros por metro cuadrado. En el resto de la provincia, no llovió tanto y osciló entre los 13 litros por metro cuadrado de Vélez-Málaga y la capital y los tres litros por metro cuadrado de Álora y Coín. Las cantidades pueden parecer escasas, pero no lo son tanto si se compara con lo que ha llovido este invierno. Sólo medio litro por metro cuadrado se ha recogido en la estación del aeropuerto de Málaga que se toma como referencia de toda la provincia y fue el pasado 15 de enero.

Desde entonces ha hecho mucho frío por culpa de una intensa y prolongada ola siberiana, pero nada de precipitaciones. Ayer también hizo bastante frío, sobre todo, si se compara con el día anterior en el que hubo máximas de 17 grados, mientras que ayer los termómetros no pasaron de los 10 en Málaga. Pero esta situación tan inestable ha sido sólo un paréntesis del buen tiempo que se espera para este fin de semana, especialmente para el domingo porque aún podría quedar alguna nubosidad que empañe el día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios