Los municipios hacen sus cuentas

  • La subida del tipo impositivo del IBI durante 2012 y 2013 para los inmuebles de mayor valor afectará de forma distinta a las localidades y dependerá de la ponencia catastral.

La decisión de subir el tipo impositivo del IBI durante 2012 y 2013 para los inmuebles de mayor valor que adoptó hace dos semanas el Gobierno central para tratar de reducir el déficit público afectará de formas distintas a las localidades ubicadas en la parte más occidental de la provincia. Los efectos del incremento dependerán de la ponencia catastral de las viviendas, de cuándo se realizó la última revisión de los valores y de las medidas adoptadas por los Ayuntamientos para amortiguar la subida. En Estepona, la medida no tendrá repercusión, ya que la última ponencia de valores que se realizó en la localidad se aprobó en 2007, año para el que se exime, junto al 2006 y el 2008, de la subida. El Consistorio además aprobó reducir el tipo impositivo del 0,60 al 0,57 este ejercicio para compensar la subida del valor catastral, que se produce cada año.

En Marbella aún no se ha traducido en cifras cómo afectará el incremento, aunque la oposición advierte de que el IBI experimentará en 2012 una subida "brutal" en la localidad. En este municipio, al aumento aprobado por el Gobierno central se suma al que adoptó la regidora, Ángeles Muñoz, en 2011, "que supondrá una subida de entre un 125 y un 200 por cien en los próximos diez años", señaló el miércoles el portavoz del grupo municipal socialista, José Bernal. Para compensar el incremento, el equipo de gobierno bonificará parte del tributo a las familias menos acomodadas que estén registradas en la localidad. "El Consistorio, del PP, viene aplicando subidas de forma implacable en el IBI. La segunda oleada de subidas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, perjudicará en gran medida a los ciudadanos, que sufrirán el brutal crecimiento del impuesto", apuntó el martes el portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, Enrique Monterroso. Miembros del PSOE exigieron la semana pasada a Muñoz que explique a los vecinos cómo les afectará la medida adoptada por la Administración central.

En Manilva tampoco se sabe aún cómo repercutirá la iniciativa de la Administración central, aunque ya se han adoptado las primeras medidas para mitigar los posibles efectos. El Ayuntamiento aprobó el jueves subvencionar el tres por ciento del IBI a aquellos que domicilien el tributo, bonificar el 12 por ciento del impuesto a las familias numerosas cuyas viviendas no excedan un determinado valor catastral y rebajar un 20 por ciento el tributo a los propietarios empadronados en la localidad cuyos comercios estén domiciliados en el municipio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios