El nuevo ambulatorio tendrá la mitad de plantilla del actual

Hace escasamente dos semanas colocaban la primera piedra del segundo centro de salud de Antequera, del que se espera que sea un desahogo del actual. Sin embargo, la ciudad no verá aumentado el número de médicos de familia, sino que se pretende trasladar la mitad del personal al nuevo ambulatorio.

Actualmente en el centro sanitario de Antequera trabajan 25 médicos de familia, incluidos los dos nuevos que entraron hace unos días, y seis pediatras. La plantilla del segundo centro de salud estará compuesta por 13 médicos de familia, tres pediatras, 13 enfermeras, tres auxiliares de enfermería, una matrona, seis auxiliares administrativos, un celador-conductor, un odontólogo y una trabajadora social, que atenderá a una población de 20.000 personas, poco menos de los habitantes censados en la ciudad.

El director del centro de salud, José Antonio Godines, aseguró a este periódico que la demanda sanitaria en Antequera está bien atendida por los 25 médicos, ya que cada uno tiene 2.000 Tarjetas Adaptadas a la Edad (TAE), y el cupo máximo es de 2.500 por médico.

En este sentido, indicó que desde hace unos días el centro cuenta con dos nuevos médicos que se han incorporado para bajar el cupo del TAE que rozaba los 2.500.

Por otra parte, el ambulatorio reestructura algunos de sus servicios a partir de esta semana. De esta forma, la consulta de urgencia se traslada a la primera planta (en la antigua sala de educación maternal) y se reorganiza la atención no demorable. "Se ha creado una franja en los horarios de los médicos para esa asistencia de urgencias que no puede esperar al día siguiente. Así, el médico de familia de un paciente puede verlo ese día sin tener que esperar varios días para que lo vea en su consulta", explicó el director.

Además, en el sótano se ubicarán las extracciones y una nueva sala de espera para eliminarla del ala infantil, y en su lugar se ha instalado el aula de la matrona y una nueva consulta de pediatría. En toda esta reorganización, las peor paradas son las embarazadas, que desde hace un mes deben ir hasta el hospital para las clases de educación maternal.

En cuanto a la reforma del actual centro de salud, se hará por fases para no entorpecer la atención sanitaria a la ciudadanía, y su conclusión prácticamente coincidirá con la del segundo centro en 2010.

Según adelantó el director del centro de salud, en este año se instalará un nuevo ascensor que vaya a todas las plantas incluido el sótano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios