La plataforma del agua se encierra en Cuevas a pesar del parón de obras en Los Merinos

  • La protesta, convocada antes del anuncio de la promotora, se mantuvo porque "la paralización no es definitiva"

Comentarios 1

"Hay que seguir luchando, y no nos cansamos". Lo decía un vecino de nombre "cualquiera, porque es lo que pensamos todos", nacido en un pueblo que mantiene una lucha permanente contra el polémico complejo de golf de Los Merinos.

Más de 500 habitantes de Cuevas del Becerro pasaron ayer por el Ayuntamiento de esta localidad, para participar en un encierro convocado por la Plataforma Cueveña en Defensa del Agua contra esta promoción urbanística. Fueron tantos que hubo que organizar un sistema de relevos para entrar a la Casa Consistorial. Inamovibles, en todo caso, los cabezas visibles de la protesta contra el proyecto, que permanecerán encerrados hasta mañana domingo al mediodía.

Ayer tocó comer de pie; dominó el bocadillo de tortilla de patatas sobre otras viandas. Y por dormitorios sirvieron el Salón de Plenos y la biblioteca municipal, que está dentro del edificio y entre cuyos libros se agolpaban sacos de dormir y muchas mantas.

"Nuestro mensaje es muy claro, y se dirige a la Junta de Andalucía. Debe paralizar definitivamente este proyecto para proteger nuestros acuíferos y la dehesa de encinas, porque no se puede entender que una empresa mande más que el propio Gobierno andaluz teniendo ya dos estatutos de autonomía y después de 30 años de democracia", declaró Juan García, el portavoz de la plataforma. El colectivo, que volvió así a la lucha tras meses de silencio público, anunció al fin "una pelea permanente, sea como sea y con cuantas protestas tengan que venir", se despidió Juan García.

La convocatoria de ayer se mantuvo pese a anunciar este jueves la empresa promotora y constructora de Los Merinos, Copisa, una ralentización de las obras, aludiendo para ello a la crisis en el sector inmobiliario. Los manifestantes, pese a todo, creyeron que se trata de una situación parcial y no definitiva y por eso no anularon la convocatoria de este encierro.

Mientras, en Ronda se sucedieron las opiniones en torno al paro en las obras en Merinos Norte. Rafael Ruiz, el portavoz local de IU, exigió al alcalde de Ronda que pida disculpas a los ciudadanos "por haberles estado mintiendo durante meses", declaró el dirigente izquierdista. "Ahora Antonio Marín Lara nos viene a dar la razón, y confirma que dio licencia y decretó el inicio de las obras sin que los recursos hídricos estuvieran garantizados ni toda la documentación en regla", espetó.

En el PSOE, Francisco Cañestro, el secretario general de la formación, se mostró prudente al querer "respetar una decisión que corresponde al ámbito de lo empresarial", pero calificó como "sensata" la paralización de las obras "hasta tanto no esté garantizada la legalidad del proyecto", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios