La fiscal propuso verbalmente a la juez orden de alejamiento para el presunto pederasta

  • La Fiscalía de Andalucía investiga el caso del hombre que pudo abusar de tres niñas en Mijas y Conde-Pumpido dice que "si una persona tiene que estar en prisión, estará"

La Fiscalía Superior de Andalucía se ha hecho cargo de la investigación de los presuntos abusos sexuales cometidos por un hombre a tres hermanas menores de edad en Mijas, según confirmó ayer la institución en un comunicado.

Después de que este diario revelara que el detenido había quedado en libertad porque el Ministerio Público no había acudido a la vista ni formulado acusación, la Fiscalía Superior aclaró ayer que sí lo hizo, aunque "de forma verbal".

Según expone el mismo comunicado, la fiscal de guardia adscrita al Juzgado de Instrucción Número 1 de Fuengirola que lleva el caso "valoró la declaración judicial de la persona detenida y del atestado confeccionado por la Guardia Civil". Y conforme a esta valoración estimó como medida cautelar imponer una orden de alejamiento al presunto pederasta.

La Fiscalía justifica la decisión, sobre todo, en lo incipiente de la investigación y en que el arrestado no tenía antecedentes penales. Como expone el comunicado, se hizo "en atención al desarrollo de la prueba, la fecha en la que sucedieron los hechos, la ausencia de antecedentes policiales y judiciales del detenido, la necesidad de acreditación de diversos extremos y el carácter primario de la investigación".

Por su parte, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, confirmó ayer que el caso está siendo investigado por la Fiscalía Superior de Andalucía y declaró que "si una persona tiene que estar en prisión, ingresará en prisión".

En referencia a la posibilidad de que el presunto pederasta hubiera quedado libre por la incomparecencia del Ministerio Fiscal, Conde-Pumpido declaró que "no fue exactamente así", en referencia a la comunicación verbal que la fiscal dice que mantuvo con la juez.

En este sentido, la Fiscalía Superior de Andalucía insiste en que la titular del juzgado "tampoco llevó a cabo convocatoria alguna para que tuviera lugar la comparecencia necesaria para decretar la prisión preventiva", como tampoco lo hizo la acusación particular.

La Fiscalía también expone que la defensa de la familia afectada personada en la causa señaló como apropiada a las circunstancias la medida de alejamiento que fue "finalmente acordada con la anuencia del Ministerio Fiscal", aunque advierte de que esta medida podría cambiar "en atención a las circunstancias que pudieran concurrir a medida que transcurra la investigación".

Sin embargo, la familia esperaba una respuesta más firme del juzgado después de haber denunciado los hechos, ya que al conocer que el detenido, vecino de las supuestas víctimas, continuaba en libertad tras su denuncia decidieron dejar su casa y trasladarse a la de unos familiares en la capital malagueña, sin esperar a que el detenido acatara la orden de alejamiento.

Como avanzó este diario el pasado sábado, la actuación del Equipo de Mujer y Menor (Emume) de la Guardia Civil se produjo a mediados de la pasada semana cuando tuvo acceso a la denuncia de abusos presentada por el padre de las tres niñas, la mayor de las cuales apenas tiene 13 años. El atestado de la Guardia Civil habría aportado luz sobre los supuestos abusos.

El juzgado tomará declaración ahora a las hermanas, antes de tomar una decisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios