Provincia

Los testigos mudos de la visita de Michelle Obama a Ronda agonizan

  • Los jardines de Cuenca, ubicados sobre las cornisas del Tajo, presentan numerosos desperfectos, por lo que los vecinos reclaman una actuación urgente

Comentarios 1

Testigos de excepción de la visita de la primera dama estadounidense, Michelle Obama, los jardines de Cuenca, ubicados sobre las cornisas del Tajo de Ronda, presentan numerosos desperfectos que han llevado a algunos de sus visitantes y vecinos de la zona a reclamar una actuación urgente para su recuperación. Situados frente a la Casa del Rey Moro, son una de las vistas que se llevó la esposa del presidente estadounidense de la ciudad, aunque los muros que protegen del abismo ocultan una realidad bien distinta a la frondosa arboleda que en ellos se encuentra. Los daños en algunos de los muros del interior son importantes, las rejillas de alcantarillas han desaparecido, el césped no existe y algunos de sus árboles se han llegado a secar. Incluso, los bancos de piedra también presentan importantes desperfectos y muchos de ellos ya no cuentan con las losas que hacían las funciones de asientos.

Los vecinos también se han quejado de lo consideran una falta de vigilancia, que estarían provocando que algunos aprovechasen la soledad y su ubicación un tanto recóndita para hacer sus necesidades. "Muchas mañanas se percibe el olor y las manchas de defecaciones y meados", señalaba uno de los visitantes habituales de los jardines. El suelo de es otra de las zonas más deterioradas, con importantes zonas donde la piedra ha desaparecido y únicamente se ha quedado la tierra. También existen algunos cuadros de luz abandonados, en los que se aprecian cables sueltos que nadie se atreve a tocar por si todavía conservan corriente.

La realidad de este parque situado al borde del Tajo de Ronda, y que ofrece una de las mejores vistas del conocido Puente Nuevo, tampoco es desconocida para el Ayuntamiento de Ronda, que desde hace varios años lleva anunciando un actuación urgente para su remodelación, aunque hasta el momento todo han sido promesas incumplidas y ninguno de los responsables municipales que ha pasado por las áreas de obras o parques ha cumplido.

Los vecinos aseguran que la última información municipal que les había llegado apuntaba a que las obras de reforma se iniciarían al mismo que tiempo que en el Paseo de los Ingleses, otro paseo al borde del Tajo que también estaba degradado y que ya ha comenzado a ser recuperado. Ahora temen que este jardín caiga en el olvido de las actuaciones municipales nuevamente, como ha venido ocurriendo en las últimas legislaturas, aunque cada día acuden al mismo un gran número de turistas que buscan una visión distinta del cortado que divide a la ciudad en dos.

Igualmente, han reclamado una mayor presencia de los servicios de limpieza, con el objetivo de poder atenuar un poco la mala imagen que la situación del parque puede ofrecer de la ciudad, en un momento en el que todo el mundo trata de aprovechar el efecto Obama para tratar de atraer a un mayor número de turistas.

De momento, los jardines de Cuenca siguen esperando una actuación urgente que mejore su imagen a la espera de una actuación integral que recupere su belleza interior, complementando las espectaculares vistas que ofrece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios