Los trabajadores del hotel las Dunas empiezan a cobrar parte de los atrasos

  • Los 120 empleados negocian ahora un expediente de regulación temporal de empleo que les garantice el cobro íntegro de sus nóminas a final de mes

Los 120 empleados del hotel Las Dunas de Estepona siguen luchando por aclarar los nubarrones que se ciernen sobre su futuro laboral. Tras haber conseguido ingresar en sus cuentas lo que la propiedad les adeudaba de la nómina de mayo y 1.000 euros de la de junio, ahora centran sus esfuerzos en negociar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Según ha explicado el presidente del comité de empresa, Juan Luis Díaz, "pretendemos proponer un expediente temporal que afectaría al 90% de la plantilla durante cuatro meses". En ese periodo, el 70% de las nóminas quedaría cubierto con las prestaciones por desempleo mientras que el empresario abonaría el 30% restante hasta completar el salario actual de cada trabajador.

Hasta que se ponga en marcha el ERTE los empleados esperan que la propiedad "ponga en marcha un plan para el reflotamiento del hotel que permita atraer más clientes de modo que tengan ingresos y nosotros un trabajo activo en lugar de estar dando vueltas por aquí sin hacer nada".

Al margen del rumbo que tome la negociación que se iniciará esta semana ante la inspección de trabajo, los empleados continúan con la esperanza de que el propietario del establecimiento "cumpla con el calendario de pagos establecido para afrontar las deudas que mantiene con nosotros".

Actualmente, los empleados tienen pendiente de cobro 1.000 euros de junio, 800 euros de agosto y la nómina completa de septiembre. Según Díaz, "el empresario asegura que para mediados de noviembre estará al día con todos". El pago acordado en septiembre se ha hecho esperar. Después de varias demoras y amenazas de movilización por parte de los empleados, el empresario se comprometió a pagar el pasado lunes 28 de septiembre la primera parte de las cantidades adeudadas, sin embargo, un problema con el cobro de unos pagarés, le llevó a pedir a los trabajadores que ampliaran el plazo hasta el miércoles y posteriormente hasta el viernes, fecha en la que ya pudieron ingresar los cheques.

De momento, y ante el cumplimiento de los acuerdos cerrados por parte de la propiedad, a pesar de los retrasos, los empleados no se plantean ningún tipo de movilización y centran sus esfuerzos en sacar adelante el ERTE que les garantice el cobro íntegro de sus nóminas a final de mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios