Los trabajadores de La Fonda se encierran por sus nóminas

  • Inician la protesta con colchones, sábanas y bocadillos Llevan ochos meses esperando cobrar su salario, pese a trabajar a diario

"Primer día encerrados. La Junta nos separa de nuestras familias". Es el cartel que puede leerse a la entrada del edificio, el mismo que indica que los trabajadores de la escuela de hostelería La Fonda, en Benalmádena, han iniciado el encierro que anunciaron hace apenas unas semanas para reclamar a la administración autonómica el pago de las nóminas y el comienzo de las clases del presente curso.

Con este, ya son ocho los meses que los trabajadores llevan sin cobrar su salario, más dos pagas extras, asistiendo a trabajar a diario y sin la posibilidad de dar una respuesta de aliento a los 56 alumnos que esperan poder iniciar las clases después de haber pagado su matrícula. La de ayer, sin embargo, no fue una jornada más. Pasadas las dos de la tarde los docentes continuaron en el interior de la escuela, decididos a hacer noche tras noche separados de sus familiares hasta que haya una solución. "Nos anunciaron que de aquí a 15 días vamos a cobrar y después se iniciarán las clases, pero no es la primera vez que nos han dicho lo mismo y no estamos en condiciones de esperar a que llegue el 15 de febrero", manifestó, por su parte, la delegada sindical de los trabajadores, Carmen Sánchez. "No queremos fechas de boquilla, queremos un documento por escrito donde nos digan la fecha exacta en la que nos van a ingresar el dinero, sino no nos vale. Ya ha pasado enero y hemos decidido quedarnos aquí hasta que nos llegue ese ingreso", agregó.

Colchones, algunas sábanas, bocadillos, café, pero sobre todo, algo de humor para intentar sobrellevar la carga psicológica que soportan tras la constante situación de incertidumbre que padecen estos trabajadores. "Cada uno tenemos nuestros problemas, a su madre la acaban de operar, ella tiene una niña de seis meses, y ella tres, una de ellas con dos años, y no nos queda más remedio que estar aquí aguantando para reivindicar lo que es nuestro", criticó, por su parte, el marido de una de las trabajadoras. Pese a todo, diez de los doce trabajadores se han sumado a esta iniciativa como último recurso que les queda para tratar de presionar a la Junta de Andalucía.

Pese a que el encierro es solo de trabajadores los alumnos apoyan las protestas de sus profesores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios