La calle

La Junta se porta como una madrastra

La crisis tiene muchas caras. La primera, la de su propio significado. Tras no poco disimulo, la huelga salvaje de camioneros ha dejado una sensación que ya nadie discute ni en el campo socialista: ha cambiado por completo el escenario económico y social en España. Las estanterías vacías de los supermercados se han convertido en la foto de la situación. Los piquetes, los heridos, los incendios, son la imagen de toda una crisis, aunque los economistas sólo hablen de crisis cuando disminuye el producto interior bruto durante dos trimestres seguidos. No es el caso de momento, pero un profundo conocedor del sector de la construcción me decía esta semana que quien se quiera comprar un piso debe esperar un año, “que los va a haber tirados”.

La crisis ha llegado también a los ayuntamientos, como explicaba la semana pasada un reportaje en esta RdA de María José Guzmán. El importante componente financiero que ha tenido la construcción en las cuentas municipales ha colocado a los municipios en números rojos. La demanda parlamentaria de IU de aumento de las ayudas para los presupuestos de 2009 han sido rechazadas por la Junta, que a veces se comporta como una madrastra: se queda con competencias y dinero del Estado y no los transfiere a su vez a las administraciones locales. En la Mesa redonda organizada por el Grupo Joly esta semana con los alcaldes de Sevilla, Málaga, Córdoba, Huelva, Jerez y Algeciras, ha puesto de manifiesto la penuria municipal, con gastos impropios que suponen el 35% de sus presupuestos municipales. La opinión del Gobierno andaluz es que hay que esperar a un pacto nacional para arreglar la insuficiencia financiera de los ayuntamientos, pero el PP pretende que se haga un plan de saneamiento urgente en Andalucía, antes de tres meses.

“No podemos competir con otras ciudades de la Unión Europea”, sostiene el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), porque en Dinamarca los recursos que manejan los ayuntamientos por habitantes pueden ser diez veces superiores a los de España. “No hemos avanzado nada en 29 años”, se queja la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar (IU), “el actual sistema es injusto y poco equitativo”. “Es necesario un saneamiento inmediato”, afirma el alcalde de Algeciras, Tomás Herrera (PSOE). Los alcaldes reivindican para los ayuntamientos un trato de igualdad con el resto de las administraciones: “somos Estado”, recuerda Alfredo Sánchez Monteseirín.

Hay ayuntamientos que tienen dificultades para pagar la nómina. Ante lo que algunos alcaldes reivindican “la devolución de la deuda histórica de los municipios”, como dice el de Huelva, Pedro Rodríguez (PP); o “eliminar la norma por la que se está pagando un IVA que se debería devolver”, como manifiesta Rosa Aguilar. En fin, también los hay optimistas, como la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez (PSOE), que subraya que el presidente del Gobierno se ha comprometido a resolver la financiación municipal en esta legislatura. El único problema de ese empeño es el viejo adagio según el cual las promesas de los políticos sólo comprometen a quien se las cree.

Lo cierto es que la crisis ha caído sobre los ayuntamientos y la Junta no está en condiciones o no tiene la voluntad de resolver el problema. En la Mesa redonda de la que ayer les informaba cumplidamente este diario, De la Torre documentó que sólo el 12,5% de las finanzas públicas son administradas por las corporaciones locales. 

En paralelo a este drama municipal, la crisis del petróleo nos ha traído un ejercicio didáctico de la escasa capacidad ejecutiva del Gobierno de la nación. El jueves, tras cuatro días de cierre patronal y actuaciones salvajes, el presidente Zapatero anunció tolerancia cero con la protesta de los camioneros. A buenas horas. Un día antes ya la Policía había actuado con contundencia contra los manifestantes por la subida del combustible y en demanda de ayuda pública. Lo malo es que se le había consentido a los camioneros casi todo durante el lunes y el martes y, sin embargo, cobraron los agricultores en Almería y los pescadores de Cádiz desplazados a Sevilla, con unas cargas exageradas. Más fotos para ilustrar la crisis.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios