Un Ministerio en desuso que engendró a líderes políticos

Comentarios 1

Solidaridad entre los antiguos ocupantes de un mismo despacho. Edificio sobrio y austero, en Nuevos Ministerios, que ejemplifica la visión que de este departamento han tenido los sucesivosgobiernos, según sus antiguos inquilinos. Un Ministerio que parece perturbar el diseño de la política económica, tan abstracta, definió Juan Carlos Aparicio.

Si crece el desempleo o se ralentiza la progresión económica, la culpa es de Trabajo, un lugar ajeno a galardones pero donde reside la Seguridad Social. Duro, ingrato, sin recursos, culpable, y que a pesar de tener sobre sus espaldas la paz social, pierde protagonismo. Un Ministerio en "desuso" desde el fin de la etapa de Aparicio, lamentó José Antonio Griñán.

El vicepresidente de la Junta no se mordió la lengua al criticar la actual estructura del departamento dentro de la composición del Ejecutivo socialista. Una columna vertebral hoy menguada, con un secretario de Estado de Seguridad Social y otro de Inmigración, pero no de Empleo, criticó.

La falta de peso político de Trabajo supone para Griñán un "gran error", la pérdida de identidad que difumina el concepto original. El PSOE lo encuadró con Asuntos Sociales en 2004 y tras las elecciones de 2008, con Inmigración.

La nostalgia se adueña de los intervinientes. La redacción del Pacto de Toledo, apresurada pero eficaz y aún vigente; las ocho carpetas que en su casa conserva Sánchez-Terán de su etapa; los recuerdos de las huelgas generales. La sombra de lo que fue un Ministerio que ocuparon destacados dirigentes de la vida política. Para muestra, el presidente de la Junta, Manuel Chaves, y el líder de la oposición, Javier Arenas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios