Avance para aplicar la nanotecnología en el diseño de medicamentos

  • Un equipo del CSIC consigue situar proteínas a microescala

¿Cómo colocar en un punto exacto algo tan pequeño como una proteína, cuya superficie apenas alcanza la millonésima parte de un centímetro? Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha diseñado un método que permite situar proteínas de forma ordenada en una superficie macroscópica, de varios centímetros cuadrados, con una precisión de 10 nanómetros, es decir, una resolución comparable al tamaño de las propias proteínas colocadas. El método, que ha merecido la portada del último número de la revista Advanced Materials, es altamente reproducible y tiene un coste bajo. La innovación podría aplicarse en sectores como la medicina, mediante el desarrollo de medicamentos inteligentes, o en la informática, con nuevos sistemas para almacenar información a elevadas densidades.

El trabajo ha sido dirigido por el investigador del CSIC Ricardo García, del Instituto de Microelectrónica de Madrid (CSIC), en colaboración con científicos de la Universidad de Valencia. La técnica que han creado emplea dos tecnologías: una desarrollada por el propio equipo, la nanolitografía de microscopía de fuerzas; y la técnica de nanoimpresión. Parte del proceso ya ha sido patentado por el CSIC. Para el diseño de la técnica, el equipo ha trabajado con la ferritina, una proteína quetodos los mamíferos utilizan para almacenar el hierro en el organismo y liberarlo es preciso. "Nos decidimos a utilizar esta proteína ya que su estructura, en forma de nuez, es fácilmente manipulable y su núcleo, compuesto por óxido de hierro, puede sustituirse por otros múltiples materiales. No obstante, el método es aplicable a cualquier tipo de proteína", aclara el investigador del CSIC.

Comer ruibarbo, una hortaliza que puede cocinarse en platos dulces o salados, podría convertirse en la base de un nuevo tratamiento contra algunos problemas, ya que consumir este alimento cocinado durante 20 minutos aumenta de forma drástica los niveles de sustancias anticancerígenas. El hallazgo aparece publicado en Food Chemistry.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios