Controlar el asma puede ahorrar 1.000 millones al año en la factura sanitaria

  • El coste medio de la enfermedad oscila entre los 959 euros, en los casos leves, a los 2.635 euros en los más graves.

El asma es una enfermedad crónica y prevalente que absorbe 1.480 millones de euros anuales de la sanidad púbica (el 2% de los recursos sanitarios), de los que un 70% (1.036 millones) son consecuencia del mal control de la patología.

Así se deduce del estudio Asmacost, realizado por el Área de Asma de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), que cifra en 1.726 euros al año el coste medio por paciente, en una horquilla que va de los 959 euros en el asma leve a los 2.635 en los casos más graves.

Estos datos han sido facilitados este jueves en rueda de prensa por el doctor Antolín López Viña, coordinador del Área de Asma de la Separ, quien ha asegurado que con los fármacos disponibles el 90% de los pacientes puede estar bien controlado.

Esto supone que pueden realizar actividad física sin limitación, tener escasa sintomatología tanto diurna como nocturna y vivir "aceptablemente".

El otro 10% requiere un tratamiento más especializado debido a que la manifestación de la enfermedad es más compleja.

En la práctica, sólo un tercio de los españoles que sufren asma (un 5% de adultos y entre un 8 y un 10% de niños y adolescentes) están sometidos a un buen control, con lo que los dos tercios restantes sufren molestias que les obligan a faltar al trabajo o al colegio y "algunos incluso mueren".

Entre las causas de ese mal control, el doctor López Viña ha destacado como la más importante la falta de adhesión del paciente al tratamiento, que es de por vida debido a que se trata de una enfermedad crónica.

El doctor López Viña ha reconocido que en la falta de cumplimiento por parte del paciente tiene mayor responsabilidad el profesional sanitario que el propio enfermo.

A este respecto, el doctor Carlos Melero, responsable del grupo de Asma de NeumoMadrid, ha considerado que el médico debe concienciar al paciente de que se trata de una enfermedad no curable que requiere un tratamiento continuo.

Este médico ha puesto de relieve que la tasa de adherencia "es un poquito más alta" que en otras enfermedades crónicas, debido, en parte, a que la mayoría de los tratamientos son inhalados.

Según el estudio, los recursos que contribuyen en mayor medida a incrementar los costes del asma con los medicamentos (32,1%), las pruebas y exploraciones (27,3%) y los ingresos hospitalarios (15,2%).

En este sentido, el doctor Antolín López Viña ha señalado que "llama mucho la atención" que un porcentaje "altísimo" de pacientes ingresados tienen un mal control de la enfermedad en los meses previos al ingreso hospitalario.

"Es evidente que el mal control lleva al ingreso, por lo que con un buen control los ingresos llegarían a cifras casi anecdóticas", ha subrayado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios