Cultura a través de la comida

La alimentación ofrece una gran capacidad expresiva rica y variada tal y como explica este libro que recoge diversos estudios sobre la cultura alimentaria de España. Alrededor del acto de comer se pueden clasificar individuos y grupos, tanto por la actitud ante los alimentos como por la forma en los que lo han cocinado.

Además, en el caso de España la alimentación ofrece un recorrido por la historia antropológica del país. Así, la mesa española es irreconocible sin la patata traída desde las Américas en el siglo XV, o sin las especias herencia de los ochos siglos de imperio árabe en la península. Riqueza y mestizaje que han contribuido a que la actual dieta mediterránea sea considerada como una de las más saludables del mundo.

Sin embargo, también asusta como en el presente de esta antropología alimentaria la cultura del big size, de la hamburguesa a golpe de oscura gaseosa cobra cada vez más espacio. Pasado, presente y futuro parecen entrelazarse en la comida española y en la forma en la que los españoles nos sentamos a la mesa, con más o menos tiempo, con más o menos dedicación al acto de ingerir para cargar las pilas del cuerpo saludablemente.

En conclusión, si somos lo que comemos, los españoles fuimos y somos americanos, fuimos y somos árabes. Ahora queda que todo lo positivo de ello pase de generación en generación en forma de ricos platos ingeridos con ánimo. Y así la cultura alimentaria siga consiguiendo a través de los sabores el encuentro de los que actúan como continentes separados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios