Demasiados mitos sobre la esclerosis múltiple entre la población española

  • Aunque existe predisposición genética, no es estrictamente hereditaria ni obliga a usar una silla de ruedas · Una web repasa algunas de las creencias más extendidas

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica y progresiva del sistema nervioso central. En la actualidad se calcula que afecta a unos 2.500.000 de personas en todo el mundo, y aunque se desconocen exactamente las causas de su aparición son varias los condicionantes con los que parece estar relacionada (predisposición genética, causas medioambientales, de género, etc.) Todo ello hace que a su alrededor exista un gran desconocimiento que ha ido dando lugar a numerosos mitos y falsas creencias que si bien algunos de ellos podían tener una base real, la evolución de la ciencia ha ido superando. Bayer Schering Pharma como una de las compañías líderes y pionera en el desarrollo de productos para el tratamiento y mejora de la calidad de vida del paciente con EM ha recogido en su web los diez principales mitos que existen sobre la enfermedad como forma de arrojar luz y sensibilizar en el conocimiento que de ella se tiene.

El primero es que la EM se transmite a la siguiente generación La EM no es una enfermedad genética en el sentido más estricto. En general puede asumirse que existe una cierta predisposición genética, pero sería muy exagerado decir que la EM es hereditaria. Los factores genéticos heredados no causan la enfermedad por sí mismos. Los factores medioambientales, la industrialización, los virus o el clima también parecen desempeñar un cierto papel en la EM.

Otro mito apunta que si la EM no presenta síntomas, no hay necesidad de iniciar el tratamiento La EM puede ser engañosa. Hoy en día se sabe que los daños neuronales graves pueden producirse al comienzo de la enfermedad. Iniciar un tratamiento de modificación de la enfermedad de forma inmediata tras los primeros síntomas clínicos que sugieran EM puede retrasar significativamente el avance a una segunda recaída y, con posterioridad, reducir la frecuencia y la gravedad de las recaídas en el curso de la enfermedad. Aunque no se pueda afirmar ni negar nada de forma tajante, la EM no está considerada como una enfermedad mortal directamente. La mayoría de los afectados tienen una esperanza de vida cercana a la normal. La muerte debida a complicaciones de la EM se produce en menos del 10% de los afectados. El curso de la enfermedad está relacionado con la disponibilidad de opciones de tratamiento. Por error se cree que la EM equivale a una silla de ruedas. Gracias principalmente a las opciones terapéuticas, a los medicamentos y la fisioterapia la discapacidad se puede limitar y retrasar. No obstante, es importante iniciar el tratamiento en un estadio muy temprano para salvar todas las células cerebrales posibles. Los medicamentos reducen la incidencia de las recaídas y posponen la discapacidad.

Un estudiode más de 20 instituciones españolas, con participación andaluza, ha demostrado que la mutación del gen AR (receptor de andrógenos) es la causa más frecuente de la intersexualidad 46XY y el trastorno del desarrollo sexual; es decir aquella persona que tiene los cromosomas de un hombre pero con genitales externos sin formar del todo o femeninos. Es lo que antes se conocía como hermafroditismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios