Formar al cuidador es clave para que el paciente cumpla con su tratamiento

  • Un taller destinado a familiares y a pacientes psiquiátricos ofrece ayuda para facilitar la conciencia de la propia enfermedad y frenar el abandono terapéutico

En el hospital de día Benito Menni, de Granollers, se está llevando a cabo el Programa de Entrenamiento y Capacitación para Familiares y Cuidadores de Pacientes con Trastorno Mental Severo (Proenfa). Impulsada por la Fundación AstraZéneca, esta actividad surge para dar información a familias y cuidadores sobre qué hacer en una circunstancia determinada. La semana pasada se celebró el taller titulado ¡No quiero esas pastillas!, en torno al cumplimiento del tratamiento y la conciencia de la enfermedad. Lara Yuguero y María Jesús Jiménez, psiquiatra y enfermera, fueron las encargadas de moderar este taller. Según los datos aportados por Yuguero, en pacientes con enfermedades crónicas, ya sean psiquiátricas o no, el porcentaje de incumplimiento terapéutico está alrededor de un 50%. En patología mental, en trastornos mentales severos, el porcentaje puede incluso aumentar más y alcanzar tasas de 75 a 80% en primeros episodios psicóticos". Así, este taller forma parte de un programa psicoeducativo a familias para trasladar información útil a la hora de cuidar de sus seres queridos. El que el familiar sepa por qué no se cumple la medicación hace que esté más implicado en todo el proceso.

"Además también intentamos que sepan sospechar y detectar precozmente el incumplimiento para poder intervenir antes. El incumplimiento terapéutico es un aspecto muy frecuente y muy complejo, que realmente genera mucha tensión entre pacientes y profesionales y entre paciente y familia, y que requiere un trabajo, ya no sólo a nivel individual con paciente y familia, sino a nivel grupal", explica Jiménez.

Esta información es bien recibida por los familiares. "La familia el que el paciente no quiera tomar la medicación lo lleva muy mal porque no sabe cómo abordar la situación y no tiene herramientas para trabajarla y cuando una persona dice que no es no. A la familia le es muy difícil porque además es básico que el paciente tome la medicación", explica Mercedes Montoy, presidenta de Daruma, una asociación de familiares de pacientes con enfermedad mental de Granollers. Victoria, madre de un joven de 28 años diagnosticado de esquizofrenia es también una de las participantes de Proenfa. En su opinión, "la familia tiene que intentar convencer al paciente de que tome la medicación dialogando con él y abordando el tema abierta y claramente, explicándole que lo que le sucede es debido a su enfermedad y que por ello necesita una medicación, que si la toma se encontrará mucho mejor y que comprenda que su situación de enfermedad es importante y que no se la puede tomar a la ligera". Además, subraya que "desde todas las partes se tendría que empezar a pensar en el cuidador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios