La salud es lo que importa

Dr. Bartolomé Beltrán

Hipertensión y los órganos diana

HOY voy a escribir sobre 'El Tema'. Y es que es muy frecuente que en las conversaciones sobre salud a partir de determinadas edades se hable sobre 'El Tema', la Hipertensión. Porque un 20-30% de la población adulta española tiene hipertensión arterial y en mayores de 60 años la frecuencia sube a un 40-50%. Me reuní con la que fue la primera mujer Presidenta de la Sociedad Española de Hipertensión, la doctora Nieves Martell, y lo primero que me dijo fue que "la sal (el sodio) es un problema serio que tenemos en España" que lleva a la hipertensión y ésta a un aumento del riesgo de enfermedades cardiacas, así como cerebrovasculares e insuficiencia renal. La OMS recomienda no superar el consumo diario de cinco gramos de sal, lo que comprende dos gramos de sodio. Sin embargo, los datos reflejan que los españoles consumen, de media, diez gramos al día.

"La sal es necesaria para la vida, pero el exceso de sal, de sodio, produce de manera general un efecto renal de retención del agua y la estimulación de determinadas hormonas que dan lugar a la peligrosa elevación de la tensión arterial y, además, tiene otra serie de efectos nocivos directos sobre el cerebro, el corazón y el riñón y es un determinante también de demencia en determinados pacientes de larga duración", matiza la especialista, Jefe de la Unidad de Hipertensión del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Hay que ser conscientes de que la mayoría de los casos de hipertensión no se pueden curar, pero pueden controlarse con un estilo de vida saludable y el tratamiento farmacológico adecuado, dependiendo de la edad, sexo y la causa primaria de la hipertensión que presente el paciente.

Las recomendaciones generales se basan en la prohibición de fumar y beber alcohol, en la práctica de ejercicio y en una dieta adecuada. La dieta debe ser rica en omega 3 y omega 6, presente en el pescado azul, aceita de oliva y frutas y verduras. Además, se aconseja eliminar las grasas saturadas.

Pero, como especificó la Dra. Martell, el café para todos no es lo ideal. Hay 14 millones de españoles con hipertensión y para esta población se distribuye como en una Curva de Gauss, con pacientes con complicaciones ligeras, moderadas y severas. El cambio de estilo de vida y de dieta hay que adaptarlo al tipo de hipertensión y al resto de factores de riesgo que presenta el paciente.

"Si se trata de un paciente que ya tiene afectación renal, la carne roja debe eliminarla de su dieta. Pero no todos los pacientes deben eliminar este tipo de carne", explicó. Se deben realizar "cambios aceptables", excepto en pacientes extremos con muchas complicaciones. Finalmente, la doctora Martell quiso enfatizar que es bueno el hecho de que se hable mucho de la tensión porque es el principal factor de riesgo para la primera causa de mortalidad de este país. "No debemos de cansarnos de oír cosas sobre la tensión porque nos seguimos muriendo de las complicaciones de la hipertensión", subrayó. Seguro.

Etiquetas

,

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios