Almería

Mil legionarios rompen filas para aprender a actuar en emergencias

  • Un equipo de emergencias compuesto por 40 monitores recicló a los militares en sus conocimientos sobre maniobras de rehabilitación · El delegado de Salud estuvo presente en la base de Viator

Cuentan con una formación específica en el campo de la reanimación cardiopulmonar, que está instrínsecamente ligada con la profesión militar. En sus salidas pueden encontrar problemas, pequeños o grandes, accidentales o provocados, que deriven en una actuación de emergencia. Por eso, el 061 ha organizado una jornada de formación masiva que tuvo lugar durante la mañana de ayer en la Base Militar Álvarez de Sotomayor en Viator, en la que más de 1.000 legionarios, establecidos en turnos de 300, atendieron a las explicaciones de los 40 monitores asistentes. El delegado de Salud de la Junta de Andalucía, Manuel Lucas, estuvo presente a primera hora acompañado del general Varela y Javier García del Águila, director de la Empresa Pública 061.

Lucas explicó que la actuación es "novedosa y pionera en Andalucía" ya que "nunca antes se había hecho con el Ejército una sesión masiva de maniobra RCP". Policía Nacional, Local y Guardia colaboraron en la actividad.

A las doce menos cinco de la mañana se produce el primer relevo. Avisan a los mandos de que fuera, en la puerta del pabellón polideportivo, está formado el segundo grupo. Uniformes y chandal, zapatillas de deporte en lugar de las botas militares, y muchas ganas de participar. Atentos, de pie, siguen la charla que ofrece Javier Fierro, director de la UCI del Hospital de Poniente. El general Varela es uno de los que no quiere perder detalle de la explicación. Y mira con orgullo a los presentes. "Cuentan con formación suficiente en este tema, con esta actividad lo que estamos haciendo es cumplimentar sus conocimientos", aseguró. Cuatro jornadas de 250 horas servirán a todos los legionarios para "reciclarse y comprobar de primera mano lo importante que es conocer las actuaciones que casi son de emergencia". También quiso opinar el médico del 061, Fernando Rosell, que destacó la juventud de los alumnos como "un factor importante". "Todos tienen ganas de aprender, en el caso de los legionarios son muy prácticos, quieren saber las maniobras necesarias, las concretas para cada tema", manifestó.

No obstante, también apuntó la dificultad añadida que tiene "dirigirse a ellos, porque son gente muy disciplinada, profesionales... además de la reanimación, también estamos centrándonos en las diferentes maniobras para el atragantamiento". "Si la persona que presencia una parada sabe qué hacer, salva vidas".

La actuación está enmarcada en el IV Programa Aprende a Cuidar su Corazón. La propuesta ha comenzado en Almería y tendrá continuidad en las provincias de Sevilla, Jaén y Málaga antes de fin de año.

Cuenta con la colaboración de docentes e instructores de otras instituciones del Sistema Sanitario Público. En un total de seis horas (de 9:00 a 13:00), los monitores entrenarán por grupos a un millar de profesionales del Ejército. La nueva modalidad de trabajo ya ha sido probada en la Universidad de Almería y, de modo conjunto, con la Consejería de Educación, en diferentes institutos de Bachillerato. Aunque lo que ayer pudo verse en el cuartel respondió a la necesidad de que los Cuerpos de Seguridad del Estado sepan actuar en caso de emergencia.

Los contenidos impartidos hacían referencia a la secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una parada cardiorrespiratoria y viene descrita por lo que se ha llamado Cadena de supervivencia que consta de cuatro eslabones, todos ellos imprescindibles.

En primer lugar, la rapidez en alertar al servicio de emergencias sanitarias, al 061, posteriormente es necesario comenzar las maniobras de reanimación cardiopulmonar básicas, hasta que llegue el equipo sanitario.

Desfibrilación precoz, en lo que se refiere al tratamiento eléctrico de la arritmia y asistencia y traslado al hospital por un equipo de emergencias, como remarcaron los expertos.

La mayor parte de las paradas cardiorrespiratorias ocurren en el domicilio, 75%, y espacios públicos, 16%, que son presenciadas por un testigo hasta en el 60% de las ocasiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios