Salud y bienestar en la mujer a partir de los 50 años

  • Con la entrada de la menopausia el cuerpo de la mujer experimenta cambios hormonales que pueden alterar su estado físico y psíquico · La alimentación, el ejercicio físico y una actitud positiva son claves para mantener la calidad de vida

20%

Así como lo fue la adolescencia o la edad adulta, la menopausia es una etapa más de la vida de la mujer que ocurre normalmente entre los 45 y 55 años de edad y, si bien no es una enfermedad, se recomienda que ésta reciba una atención médica especializada para tratar los disturbios a corto plazo (sofocos, sudores, etc.) así como para mejorar su calidad de vida.

Según el doctor José Villero, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia y responsable de la Unidad de Menopausia en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, "el uso del término menopausia está consagrado para denominar este proceso de la vida de la mujer, sin embargo, su denominación correcta es síndrome climatérico". El climaterio es un periodo de transición entre la vida reproductiva y la no reproductiva, y comprende la perimenopausia y la postmenopausia extendiéndose hasta la senectud. En este período de transición biológica los ovarios dejan de producir óvulos, el cuerpo de la mujer produce menos estrógeno y progesterona, y la menstruación se vuelve menos frecuente hasta que finalmente cesa. En algunas mujeres, el flujo menstrual se detiene repentinamente pero lo más común es que disminuya lentamente con el tiempo. La irregularidad puede durar de uno a tres años antes de que la menstruación cese por completo. Una disminución gradual de los niveles de estrógeno generalmente permite que el cuerpo se ajuste lentamente a los cambios hormonales. Una vez que la menopausia se completa (denominada postmenopausia) y la mujer no ha tenido el período por un año, ya no tiene riesgo de quedar en embarazo.

Mariló Vergara tiene 53 años y su climaterio comenzó hace tres años. "Al principio me puse un poco triste por este cambio en mi vida, pero se me pasó al poco tiempo. Actualmente, el único síntoma que tengo son los sofocos, suelen durar sobre un minuto y les sigue una sensación de frío en todo el cuerpo, dependiendo del día puedo tener uno o varios. Por lo demás, no echo de menos tener la menstruación", explica esta vital mujer que es enfermera y además estudia la carrera de Trabajo Social en la universidad a distancia. Los síntomas específicos que se experimentan durante la menopausia y su grado (leve, moderado o severo) varían de una mujer a otra abarcando latidos cardíacos fuertes o acelerados, sofocos, sudores fríos, enrojecimiento de la piel, o insomnio. "Los sofocos y sudores son peores durante los primeros uno a dos años, y los síntomas del climaterio puede durar cinco años o más", expone el especialista. El climaterio también puede producir otras alteraciones como disminución del interés sexual, olvido, períodos menstruales irregulares, cambios en el estado de ánimo incluyendo irritabilidad, depresión y ansiedad, escapes de orina, resequedad vaginal y relaciones sexuales dolorosas. Según el doctor Villero, el 20% de las mujeres no experimenta ningún síntoma, el 40% lo experimenta de forma moderada y para el otro 40% son graves. Carmen Reyes, de 46 años, aún tiene sus periodos menstruales con regularidad mensual pero una semana antes de ellos experimenta nerviosismo, presión en el pecho e insomnio, según ella cuenta, le han hecho análisis de orina y de sangre para medir los cambios en los niveles hormonales confirmando que está cerca de la menopausia.

En la actualidad, para paliar síntomas severos como sofocos, sudores fríos o resequedad vaginal existen tratamientos con hormonas , aunque se hayan cuestionado sus beneficios y riesgos para la salud. Del mismo modo los hábitos de vida pueden reducir los signos del climaterio. Entre éstos se aconseja evitar la cafeína, el alcohol y los alimentos condimentados, vestirse con ropa ligera y en capas, consumir alimentos de soja, permanecer sexualmente activa, acupuntura o hacer ejercicio. "Yo ando muchísimo y cuido mi alimentación para mantenerme saludable, activa y joven", destaca Mariló. Su compañera Carmen opta por la cocina mediterránea con abundante fruta, verdura y pescado, y poca carne, así como la "práctica de yoga dos veces a la semana".

Además, "la mujer debe estar informada de todo lo que conlleva el climaterio para gestionar esta nueva etapa", dice el especialista Villero. En ese sentido, ya que la disminución en los niveles de estrógeno está asociada con la pérdida ósea y finalmente osteoporosis en algunas mujeres es aconsejable la realización de exámenes de densidad ósea. En todo el mundo se calcula que 200 millones de mujeres padecen la enfermedad, y que al menos una tercera parte de las mujeres de más de 50 años de edad pueden sufrir una fractura osteoporótica a lo largo de su vida. En las mujeres que se aproximan a la menopausia, y después del inicio de ésta, el equilibrio entre la eliminación y renovación del hueso se altera, y la pérdida de hueso es superior a la renovación de éste. Una alimentación adecuada tomando vitamina D y calcio en alimentos y suplementos, paralela a la práctica de ejercicio físico, fortalece los huesos. Según Carmen, "la descalcificación de los huesos es lo que más temo de la menopausia porque yo ya tengo artrosis". La disminución en los niveles de estrógeno también influye en los niveles de colesterol y predispone a la mujer a mayor riesgo de cardiopatía. Lola León tiene 57 años y hace cinco que le cesó el periodo menstrual, para sus altos niveles de colesterol, además de que sigue una dieta baja en grasas y acude al gimnasio cuatro horas a la semana, "dejé de fumar hace dos años", enfatiza.

Por todo, con información clínica y unos hábitos saludables la mujer puede vivir su climaterio con calidad de vida. "Es muy importante aceptar que se trata de una etapa más de nuestra biología, y se puede seguir haciendo el día a día con plenitud y optimismo. Yo me realizo en todos los aspectos, en mi profesión, mis relaciones personales, mi cuerpo, mi mente...y, sobre todo, tengo curiosidad por el mundo que me rodea. Una actitud que no entiende de edad y te lleva a la felicidad", concluye Mariló, ejemplo de alegría, entusiasmo y buen humor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios