Las experiencias con la enfermedad

La actitud positiva ayuda a superar el cáncer colorrectal

  • El carcinoma es el tercero más frecuente en hombres y mujeres, aumentando su aparición a partir de los 50 años · Sin embargo, expertos y pacientes defienden que la mitad de los casos podrían prevenirse con un diagnóstico a tiempo

Ángel Gracia, Carlos Hué, y Luis (nombre ficticio con el que el entrevistado desea preservar el anonimato) coinciden en que hay un antes y un después de haber superado el cáncer colorrectal. En sus vidas han dejado de tener dramatismo los acontecimientos superfluos para dar paso a la satisfacción en lo sencillo, el estado de serenidad, o el encuentro con la felicidad. "Ahora disfruto paseando con mi esposa las tardes que tengo libres, o viendo a mi primer nieto de cuatro meses sonreír", explica Carlos. A ellos les diagnosticaron el carcinoma en el estadio 3 con el que, según comenta Luis, "el 50% de los afectados puede morir". En este viaje de supervivencia los tres coinciden en que junto a la terapia la línea definitoria la marcó el pensamiento positivo.

Ángel Gracia (68) ha sido durante 22 años gerente de la Federación Española de Caza. "Por mi trabajo viajaba mucho, tenía una alimentación desordenada. Cuando a finales de octubre de 2002 comenzó a dolerme la barriga lo justifiqué con que me había sentado algún alimento mal", narra Ángel. Posteriormente, una colonoscopia confirmó que tenía pólipos cancerígenos en el colon, lo intervinieron quirúrgicamente y recibió quimioterapia durante 6 meses. "Cada paso del tratamiento fue yendo bien, y además me sugestioné con que me curaría. Puse mi firmeza en ello y afronté la situación con el apoyo de mi familia", dice Ángel quien tras superar la enfermedad continuó trabajando dos años más hasta que se jubiló.

Al igual que Ángel su compañero Carlos Hué (58) apunta al estrés como un factor de riesgo clave en este tipo de cáncer. Según Ángel, "aunque no se pueda decir que un tumor lo produzca el estrés ya que desde el punto de vista médico tiene que haber una evidencia científica, personalmente, considero que sí tiene una gran influencia. En mi caso, yo padecía gran presión laboral que me desbordaba". Entre los factores de riesgo se encuentran la enfermedad inflamatoria intestinal, una historia personal o familiar de cáncer colorrectal o pólipos colorrectales y algunos síndromes hereditarios. Obesidad, dieta grasa y pobre en fibras, consumo de alcohol y tabaco y el estrés son otros factores que pueden contribuir a elevar el riesgo de contraer cáncer colorrectal. Actualmente, Carlos es profesor de psicología en la Universidad de Zaragoza e imparte talleres de educación a personas mayores. "Sigo trabajando mucho pero desde la satisfacción, la resistencia a las circunstancias sólo te provocan bloqueos que pueden psicosomatizar. Las emociones son muy importantes para la salud psíquica y física", defiende el psicólogo quien tiene publicado un libro Pensamiento emocional: un método para el desarrollo de la autoestima y el liderazgo.

Si bien a partir de los 50 años aumentan las posibilidades de aparición de cáncer de colon, a Luis (45) lo diagnosticaron con 43 años. "Tenía un sangrado anormal fuera de la defecación que sabía que era un síntoma de este tipo de carcinoma ya que soy médico, pero no me alarmé porque sufría hemorroides", describe. El tratamiento siempre estará en función de la fase en la que se encuentra el tumor. Por norma general cuando el cáncer de colon está localizado, en primer lugar se extirpa el tumor mediante cirugía para posteriormente administrar quimioterapia según el grado de invasión del tumor. "Durante un año estuve muy fastidiado porque me operaron y luego la quimioterapia duró 8 meses. Pensaba mucho en todo y me apoyé en mi familia, especialmente en mi esposa. Cuando por fin acabó la terapia y el médico me dijo que lo había superado descansé", relata Luis. Él es un hombre joven que no fumaba, no bebía, tenía una alimentación sana y competía en deportes de resistencia cuando lo diagnosticaron; tiene un mensaje muy claro, "me gustaría transmitirles a las personas que estén pasando por esta situación que sean positivos. El estado de ánimo puede debilitar o fortalecer el sistema inmunológico, y tienen que estar fuerte durante el tratamiento".

El cáncer colorrectal (cáncer de colon y recto) es el tercer tipo de cáncer más común en el mundo que afecta tanto a hombres como a mujeres. Según, el doctor Javier Sastre, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico de Madrid y miembro del Comité Médico Asesor de Europacolon España, "hay 25.000 nuevos casos cada año en nuestro país con una proporción ligueramente mayor de hombres respecto a mujeres". Según el doctor Sastre los afectados que superan el cáncer de colon "pueden continuar con su vida normal, no merma su calidad de vida. En todo caso, las personas que tienen hecha una colostomía- abertura artificial en la parte exterior del abdomen a través del cual los intestinos pueden eliminar los productos de desecho a una bolsa de recolección hasta que sane el colon o se pueda hacer otra cirugía correctiva- tienen que adaptarse a la nueva situación".

Pese a su alta incidencia el cáncer de colon es una de las formas de cáncer con más posibilidades de prevenirse. Los expertos dicen que es posible prevenir más de la mitad de los casos con cambios en el estilo de vida y la realización de revisiones periódicas. En este sentido, "conseguir que se detecte precozmente es uno de los objetivos de especialistas y afectados. El análisis de heces o una colonoscopia a partir de los 50 años permitiría un diagnostico a tiempo y disminuir la tasa de mortalidad por la enfermedad. Si detectan el cáncer antes del estadio 3 es sinónimo de vida", expone Ángel Gracia, presidente de la Asociación de Pacientes Europacolon España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios