Los afectados por el robo de bebés se someten a las pruebas de ADN

  • Más de 20 familias onubenses supuestamente implicadas realizaron los análisis en los dos primeros días. La asociación Anadir insiste en que los expedientes "existen".

Un total de 22 familias a las que supuestamente les robaron sus bebés nada más nacer entre las décadas de los 60 y 70 ya se ha realizado las pruebas de ADN en los dos primeros días de la puesta en marcha de la realización de estas pruebas en la provincia de Huelva, con el fin de depositarlas en el banco de ADN Genómica FAU, asociado a la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir).

Según informó la portavoz de la asociación en Huelva, Esperanza Ornedo, las familias afectadas por el supuesto robo de sus bebés nada más nacer han ascendido a 50. Además de las que se ya se han realizado las pruebas durante la semana antes de Semana Santa, muchas de estas familias ya han solicitado para los próximas días su realización para que sean depositadas en el banco, el cual servirá para las familias biológicas que perdieron a un recién nacido o los propios niños que ya adultos sospechen haber sido secuestrados. En este banco se comprobarán las muestras genéticas y se verán si algunas llegan a coincidir.

Ornedo se ha mostrado muy agradecida al perito judicial, que se está encargando de la realización de las pruebas, "por su atención y por su colaboración gratuita", ya que, según ha especificado la representante onubense de Anadir, "éste es el primero y único de España que no está cobrando por sus servicios".

Del mismo modo, señaló que una familia de Córdoba se ha realizado las pruebas en Huelva, a lo que ha añadido que, a nivel nacional, "un buen número" de personas que sospechan haber sido adoptadas también se han realizado las pruebas con el fin de encontrar a sus familias adoptadas.

Esperanza Ornedo incidió en que a la Fiscalía de Huelva ya ha llegado un paquete de denuncias desde la Fiscalía General, indicando además que la mayoría de las familias afectadas en Huelva, unas 50, ya han presentado sus respectivas denuncias, de las que algunas se presentaron en enero y otras se presentarán en el mes de mayo.

En cuanto a la documentación que estas familias van recopilando con el fin de conocer si sus bebés fallecieron o fueron robados nada más nacer, Ornedo indicó que en los mismos han encontrado "muchas irregularidades", como por ejemplo diferencias en los días de enterramiento o el hecho de que no aparezca ningún tipo de resto orgánico de estos bebés en los lugares donde supuestamente fueron sepultados.

La mayor parte de estos nacimientos se produjo en el centro Manuel Lois y cuatro o cinco de ellos en el hospital provincial de La Merced, también desaparecido, por lo que es "complicado" encontrar los historiales médicos, señaló, a la par que añadió que todas las familias afectadas han recibido una carta del Hospital Juan Ramón Jiménez en la que se especifica que "no existe ningún historial médico de estos bebés ni de sus madres"; sin embargo, remarcó que tienen constancia de que estos historiales "existen".

En la mayoría de las denuncias, los familiares sostienen que, tras los partos, no dejaron a los padres ver a sus hijos y aseguran que nacieron sanos y que luego les comunicaron que habían fallecido por distintas causas.

Tras la apertura de la investigación, los agentes de la Policía Judicial recabarán información al respecto en centros hospitalarios, en cementerios y en los registros, aunque estas mismas fuentes han hecho hincapié en que "cada caso es distinto" por lo que se tratarán de manera independiente.

Por otro lado, Esperanza Ornedo señaló la intención de las familias en Huelva de buscar colaboración económica con el fin de poner en marcha campañas, la realización de camisetas o folletos con imágenes de estas familias afectadas para agilizar la búsqueda de sus familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios