Los alimentos son más útiles que los complementos nutricionales

  • Los expertos subrayan que, a la hora de prevenir enfermedades, "tomar pastillas no puede sustituir a una dieta saludable"

Los complementos nutricionales son populares. El aumento de estudios sobre los beneficios del consumo de determinados nutrientes, vitaminas o minerales, a la hora de prevenir enfermedades, ha hecho que mucha gente sobrevalore el alcance de estos productos. La precaución es especialmente necesaria cuando estos complejos vitamínicos se consumen para reducir el riesgo de cáncer, señala una experta de la Universidad de Texas, Estados unidos.

"Los investigadores aún no están seguros sobre si los minerales, hierbas y otras plantas que se toman en forma de pastillas, cápsulas, tabletas o líquido previenen en realidad el cáncer", afirma Sally Scroggs, gerente de educación para la salud en el Centro de Prevención del Cáncer del Centro Médico MD Anderson de la Universidad de Texas, en un comunicado de prensa del centro.

Por ejemplo, el Estudio de Salud de la Mujer y el Estudio de Salud de los Médicos II, ambos de gran tamaño, encontraron que las vitaminas E y C no previenen el cáncer. Los hallazgos de otros estudios sugieren que algunos complementos podrían incrementar de hecho el riesgo de cáncer al afectar el equilibrio de nutrientes en el cuerpo. "Si consume muchas verduras, frutas, granos integrales y legumbres, obtendrá los nutrientes, tales como fibras, vitaminas y minerales, que su cuerpo necesita para reducir sus probabilidades de desarrollar enfermedades como el cáncer", señala Scroggs. "Tomar una pastilla no puede sustituir una dieta saludable". Sugiere comer muchos alimentos ricos en nutrientes anticancerígenos, tales como betacaroteno, selenio, licopeno, resveratrol y vitaminas A, C y E. Si bien Scroggs aconseja prudencia, hay algunos casos en los que tomar complementos puede beneficiar a las personas, especialmente aquellos que no obtienen suficiente nutrientes debido a alergias a los alimentos, la genética o enfermedades crónicas, apuntó.

Entre estos individuos se encuentran mujeres embarazadas o en periodo de lactancia; personas en riesgo de deficiencia de vitamina D y osteoporosis; y las personas en riesgo de deficiencia de vitamina B-12, como los que tienen 50 años o más y los veganos que no consumen productos de origen animal. Scroggs concluyó que si está pensando en tomar complementos, consulte primero con un médico o dietista registrado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios