Los cardiólogos se quejan de la carencia de desfibriladores en España

  • Los médicos piden que se dé formación en las aulas sobre técnicas de reanimación.

El número de desfibriladores portátiles desplegados en España para tratar paradas cardíacas es cinco veces inferior a la media europea, según lamentó ayer en Sevilla el presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Español de Cardiología (SEC), Ignacio Fernández Lozano. Este cardiólogo, director de la Unidad de Arritmias del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, abogó por una mayor concienciación de las autoridades y de la sociedad de la importancia que los desfibriladores portátiles tienen para tratar una parada cardíaca, pues su uso durante el primer minuto posterior a un accidente cardiaco aumenta la supervivencia del afectado hasta en un 70% de los casos.

En su opinión, resulta "increíble" que la instalación de estos aparatos, de fácil manejo y un coste no excesivo, aún no sea obligatoria en España en inmuebles y recintos públicos y privados, o en los sistemas de transporte. "Los desfibriladores portátiles deberían de ser tan frecuentes en España como los extintores", aseveró Fernández Lozano.

La obligatoriedad de aprender técnicas básicas de reanimación en Secundaria o para renovar el permiso de conducir son otras de las propuestas de los cardiólogos para rebajar la elevada mortalidad de las enfermedades cardiovasculares, en especial de la muerte súbita, que mata cada año en España a unas 40.000 personas, según datos que manejan habitualmente los especialistas. Los facultativos participantes en esta reunión sectorial de la SEC destacaron además que al menos un 1% de la población española padece arritmias, tasa que se eleva hasta el 15% en la tercera edad, y recordaron que una de cada tres muertes que se producen en España se deben a alguna dolencia cardiovascular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios