La cirugía guiada por ordenador ayuda a la colocación de prótesis de rodilla

  • La aplicación de informática y sensores de infrarrojos permite operar con exactitud

El Hospital Juan Grande (Jerez de la Frontera), perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, combina la cirugía asistida por ordenador, la experiencia y habilidades del cirujano con la exactitud de la informática y sus matemáticas, para garantizar la perfecta colocación de los implantes de la prótesis de rodilla y, además, hacerlo de forma individualizada para cada paciente, dado que todos son diferentes, un aspecto que reconoce el ordenador y hace las correcciones para ajustar los parámetros necesarios para cada usuario.

Los doctores África del Pino Contreras y Carlos Revenga Giertych, especialistas en Traumatología, vienen poniendo en práctica esta técnica desde hace más de un año en el citado centro hospitalario y con más de 100 intervenciones realizadas. Si bien se trata de un método conocido, son pocos los centros en España que lo pongan en práctica. En ese sentido, el Hospital Juan Grande es centro de referencia a nivel nacional, siendo ya muchos los médicos de otras partes de España y de Italia que se han interesado en esta técnica y han venido a aprenderla a este centro hospitalario.

La técnica consiste en la utilización de un ordenador presente durante la cirugía y enfocado al campo quirúrgico que, a través de sensores de infrarrojos, sabe en cada momento en que posición se tiene la rodilla del paciente, así como en que posición tienen los instrumentos y los guía a través de una serie de coordenadas y gráficos para que coloquen la prótesis de una forma exacta. Sería algo similar a un GPS de un vehículo que sabe en que parte del mapa se está y a través de diversas instrucciones va dirigiendo hasta llegar al destino de la forma más exacta y rápida, al igual que hace el ordenador durante la cirugía.

La experiencia, tras más de 100 intervenciones realizadas por este método, es que los pacientes consiguen tener una prótesis perfectamente colocada, consiguiendo una mejor recuperación funcional, a lo que se añade que se utiliza unos abordajes quirúrgicos muy pequeños y poco agresivos, por lo que la recuperación es muy rápida y con menos dolor que con las técnicas habituales.

De hecho, el paciente puede caminar en las primeras 24 horas y comenzar la rehabilitación a las 48 horas de la cirugía, siendo dado de alta al segundo o tercer día, con la garantía de que esa prótesis esta perfectamente colocada y que durará muchos años.

Por tanto, se demuestra que con la utilización de estos ordenadores durante al cirugía, los principales beneficiados serán los pacientes al saber que podrán tener colocada la mejor prótesis, de la mejor forma y con el mejor resultado posible. La razón más frecuente para colocar una prótesis de rodilla es eliminar el dolor y la incapacidad generada por una destrucción articular o envejecimiento de los huesos. La dificultad radica en que la colocación de estos componentes se hace en base a unos patrones estándares junto con la experiencia y habilidad del cirujano y de su exacta colocación dependerá el resultado final.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios