Geriatría · Envejecimiento y asistencia sociosanitaria

Algunas claves para alcanzar una longevidad saludable

  • Amar, reír, cuidar la dieta, beber poco, caminar e ir al médico sólo cuando sea necesario, son algunas recomendaciones para vencer lo mejor posible a los años.

Amar, todo lo que se quiera; reirse, sobre todo de sí mismo; comer y beber, lo primero sin exceso y respecto a lo segundo tomar también algo de vino y cerveza; caminar; e ir al médico, sólo cuando sea necesario. A eso le ha añadido despojarse de todos aquellos aspectos que pueden condicionar nuestra forma de pensar, como el rencor, la ira o la venganza. Son claves para vivir muchos años.

Martínez Manzanares es médico especialista en Geriatría, ha sido presidente de la Sociedad Andaluza de Geriatría y Gerontología, así como responsable de la Unidad Docente de Geriatría del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla donde han realizado la especialidad por la vía MIR varias decenas de residentes, hasta el 2009. Martínez Manzanares ha sido el encargado de abrir las sesiones delmaster sobre Geriatría y Cuidados Integrales del Envejecimiento del Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios y el Centro de Formación Permanente, ambos de la Universidad de Sevilla. Allí disertó sobre el Proceso del Envejecimiento, aportando una peculiar receta para llegar a los 100 años en el mejor estado posible con los ingredientes antes citados.

Durante su sesión también trasladó tres visiones sobre el envejecimiento: un aspecto científico, una visión histórica sobre cómo se ha visto este concepto y un tercero centrado en que la persona, en esta etapa de la vida, está presente siempre y "la persona no hay que verla, ni como viejo, ni con un aspecto peyorativo, ni acabado, sino verla como una persona integral, pues ni es un niño, ni es un tonto". La segunda parte lo dedicó a hablar de los tópicos que hay con respecto a las personas mayores, qué diferencias hay entre el enfermar de una persona mayor, respecto a una persona adulta o un niño. Y en un tercer bloque abordó el concepto actual la persona mayor frágil, "que está hoy muy distorsionado", a su juicio.

Si bien, en los orígenes de la Geriatría había un concepto clásico donde se consideraba como aquella persona que pierde la capacidad de adaptación para vivir en la comunidad, ya sea por sea factores físicos, funcionales o socio familiares. "El actual concepto quita las connotaciones de invalidez o de dependencia, que es algo a lo que se va a llegar por la fragilidad", explica Martínez Manzanares. A ello aclaró que existe un modelo biológico con cinco características: la más importante es la pérdida de masa muscular; la debilidad; la falta de fuerza; el sedentarismo; o tener algún problema de tipo cognoscitivo. Se habla de pre frágil a la persona que tiene dos de estas características y de frágil a la persona que tiene tres. De lo que se trata, aclara el profesor Martínez Manzanares, "es de considerar que una persona es frágil, sin necesidad de que se hable de enfermedad ni de dependencia". Para ello expone una ejemplo: un jarrón es frágil, porque puede romperse, pero cuando está roto deja de ser frágil, porque ya está roto".

Por tanto, para Martínez Manzanares una persona frágil es aquella en la que hay ausencia de enfermedad y de dependencia, pero pierde masa muscular, tiene debilidad o le faltan fuerzas, "esa persona es frágil porque va a caer en dependencia, porque si tiene falta de fuerza se va caer y va a ser un inválido".

También defendió que el equipo básico en Geriatría es el médico, la enfermera y el trabajador social "y luego que se añada la especialidad que se quiera", y abogo por aplicar una medicina integral a través de un equipo interdisciplinar, pues hay muchas especialidades que pueden atender a los mayores, pero hay circunstancias, no precisamente médicas que pueden ser más complicadas de abordar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios