Biomedicina

La desventaja en número de patentes nubla los progresos en biotecnología

  • Con el 9,9% de la producción científica europea, España ocupa el cuarto puesto en la UE-15, pero no pasa del décimo en patentes. Más de 550.000 pacientes se beneficiaron de tratamientos biológicos.

La biotecnología española ofrece un escenario global positivo (en la última década ha aumentado un 359% su número de empresas y más del 600% su facturación, que en 2010 llegó a 1.429 millones de euros), pero su horizonte sigue ensombrecido por su desventaja en el número de patentes. Así lo revela el informe sobre la Relevancia de la Biotecnología en España 2011, que sitúa a España en la décima posición de la Europa de los 15 países más desarrollados (UE-15) por las patentes aceptadas por la Uspto (Oficina Estadounidense de Patentes y Marcas), muy por detrás del cuarto lugar que le corresponde en la UE-15 por producción científica, a la que aporta el 9,9% europeo y el 3% mundial.

El informe, cuarto de la serie que la Fundación Genoma España publica con carácter bienal desde 2005, ha sido coordinado por Olga Ruiz Galán y Fernando Garcés, que han contado para su elaboración con profesionales de varios organismos públicos y privados. Y uno de los mensajes que podrían extraerse de él, según el director general de Genoma España, Rafael Camacho, es que "la crisis no debe detener el desarrollo de uno de los sectores de investigación científica que más redunda en beneficios directos para la calidad de vida de los ciudadanos, y que además constituye uno de los terrenos más prometedores de desarrollo económico para los próximos años".

En el capítulo de beneficios sociales, la biotecnología destaca por su relevancia clínica, con 550.000 pacientes tratados en hospitales y centros del Sistema Nacional de Salud (SNS) con productos terapéuticos biológicos. Desde 2006 se ha incrementado en un 72% el número de ese tipo de tratamientos, cuyo coste total para el SNS -señala el informe- permanece estable desde 2008, e incluso baja casi un 12% en 2010 al reducirse el precio de los medicamentos. En cuanto a eficacia, el 45% de los biofármacos analizados muestra beneficios para los pacientes en aspectos como la esperanza y calidad de vida y el control de la enfermedad; el 50% aporta mejoras a la organización sanitaria y económico-asistencial.

Un dato reseñable es el millón largo de personas inmunizadas en España con vacunas biotecnológicas, gracias a campañas de vacunación que garantizaron una cobertura superior al 95% de la población diana desde 2002. También son significativos los 1,7 millones de pruebas de diagnóstico biotecnológico realizadas en hospitales del SNS con servicios de genética, lo que equivale a 4 diagnósticos por 100 habitantes sobre susceptibilidad inmunopatólogica y sobre enfermedades metabólicas hereditarias, oncohematológicas y microbiológicas. En cuanto a terapias avanzadas, ya se han implementado y generalizado en algunas aplicaciones de terapias tisular, celular y génica, farmacogenética, biomateriales y diagnóstico avanzado; otras muchas, apunta el informe, "están en estado muy avanzado y se implantará a medio plazo".

Más allá del marco sanitario, la aportación de la biotecnología al desarrollo económico también es clave. España es el país que más ha crecido en ese sector en los últimos años, a razón del 20% anual, más del séxtuple que el líder europeo Alemania.

Y el impacto macroeconómico es también creciente: los 10.199 millones de euros de 2009 (casi el 1% del producto interior bruto) y sus 75.670 empleos directos e indirectos se estiraron en 2010 hasta el 1,3% del PIB y 90.047 puestos de trabajo, y las previsiones para 2012 llegan al 1,8% del PIB y a 127.000 empleos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios