La farmacia busca estabilidad para garantizar su futuro

  • Las medidas de contención del gasto están reduciendo los márgenes de beneficio de las oficinas · La botica trata de legitimar su rol en el sistema sanitario público.

La oficina de farmacia y su llamado modelo de proximidad pasan por momentos difíciles. La farmacia comunitaria trata de legitimar su posición ante su propia naturaleza: la comunidad. Según afirmó Manuel Arenas, presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos, en las Jornadas Farmacéuticas Andaluzas, la situación actual, marcada por medidas de contención del gasto, ha llevado a las farmacias a una reducción del beneficio bruto del 14%. En este contexto, "la farmacia necesita estabilidad, es necesario establecer las reformas de forma consensuada para poder planificar y seguir mejorando". En esta misma reunión, José Martínez Olmos, secretario general de Sanidad del Ministerio de Sanidad y Política Social, subrayó que "buena parte del mérito que hace que los ciudadanos consideren que tienen un buen servicio público sanitario tiene que ver con las oficinas de farmacia".

Esta percepción social, ciudadana, estuvo respaldada en esta reunión por José Carlos Cutiño, secretario de Relaciones Institucionales y de Mercado de la Unión de Consumidores de Andalucía UCA-UCE. En su opinión, "el modelo ha sobrevivido a agresiones varias y esa resistencia al tsunami neoliberal es gracias al sólido consenso que se ha articulado entre los sectores económicos, sociales y políticos para ofrecer un servicio que funciona bien ante una sociedad cada vez más exigente y por eso la sociedad lo percibe desde algo suyo". De hecho, la gente no necesita legitimar el modelo, busca una respuesta de la farmacia que mantenga su accesibilidad. Eso sí, establece un margen en el que hay que tener cuidado: "Hemos defendido un establecimiento sanitario. Yo no dilapidaría esa credibilidad y esa confianza vendiendo productos milagro. Hay que diferenciar. Si vale convertir una farmacia en un supermercado, ¿porqué no convertir un supermercado en una farmacia?", inquiere.

En suma, los profesionales ven peligrar su sector y su posición. Antonio Mingorance Gutiérrez, secretario general del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, reafirmó el carácter en pro de la equidad del sistema farmacéutico, "sustentado en un modelo de distribución solidaria" y animó a sus colegas a "abandonar el derrotismo" subrayando que "es importante adaptar la farmacia al futuro a lo que la sociedad demande". Su visión es clara: "dentro de 10 años todo será distinto". Para blindar con cierta solvencia ese futuro, será necesario adaptarse a los cambios, que Mingorance sitúa en tres aspectos principales : envejecimiento de la población (más enfermedades crónicas, más demanda de información), generalización del uso de las nuevas tecnologías y una revalorización de la atención de proximidad. Por su parte, Bernardo Costales, presidente de la Cooperativa Farmacéutica Xefar, ve necesario para la distribución de medicamentos un marco estable dentro del horizonte de crisis y considera que éste es un buen momento para "establecer unas reglas del juego adecuadas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios