Un hálito de aire fresco entre el denso humo

  • Ayer se celebró el cuarto congreso de la Asociación de Enfermos con Tabaquismo y Enfermedades Respiratorias Crónicasl AsPAter Avda. Ramón de Carranza, 30, local 2. 954 171 217. aspater@fundacioncollcolome.com.

"Lo normal, al principio, es negar la enfermedad. A partir de ahí comienza el peregrinaje por distintos médicos en busca de lo que queremos oír". El doctor Pedro Jiménez comenzaba así ayer su ponencia sobre los efectos psicológicos del tabaquismo y el papel del enfermo ante su adicción. La cita fue en el Hotel NH Central de Convenciones. El motivo: el cuarto congreso de la Asociación de Enfermos con Tabaquismo y Enfermedades Respiratorias Crónicas (Aspater).

Más de 800 personas llenaron la sala del hotel durante una intensa jornada en la que expertos y pacientes compartieron información y resolvieron dudas con el único fin de conseguir que los afectados por las patologías provocadas por el tabaquismo se impliquen y responsabilicen de su enfermedad.

Fueron muchos lo temas expuestos, tales como la relación entre las sociedades médicas y las asociaciones de pacientes, la calidad del aire y su impacto en la salud o los medicamentos genéricos (ventajas y desventajas), pero el tema central del congreso vino de manos del doctor Alvar Agustí con su ponencia sobre la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), una de las patologías respiratorias crónicas más frecuentes.

Agustí, -que previamente a su discurso fue galardonado con el Premio Fundación Coll Colomé por sus notables resultados en la investigación en el campo de la EPOC-, destacó que entre el 20 y el 30% de los fumadores desarrollan la enfermedad. "En nuestro país afecta al 9% de la población adulta. En Sevilla, los diagnosticados rondan los 90.000. Pero lo cierto es que el 80% de los enfermos no están diagnosticados".

Alvar Agustí aportó las claves de detección de la enfermedad: bronquitis, enfisema, entre otras patologías pulmonares o respiratorias y su derivación en otras cardiovasculares, óseas o endocrinas.

El tratamiento y la prevención tanto para ésta como para otras tantas enfermedades provocadas por el consumo de tabaco es, principalmente, el dejar de fumar. Una obviedad que muchos de los asistentes pudieron comprobar y que algunos como Lorenzo, procedente de Badajoz, manifestaron tras haber abandonado el hábito hace 15 años.

Las conferencias, -moderadas por el doctor José Castillo, presidente de Aspater-, transcurrieron con la colaboración de expertos como Francisco Javier Álvarez, presidente de Neumosur, o la del doctor Antonio Manuel Pérez Fernández, de la Sección de Neumología del Hospital de Mérida.

Fue, precisamente, en la intervención de Pérez Fernández donde se expusieron los datos sobre la importancia de los espacios sin humo arrojando datos como que la calidad del aire en los espacios interiores es de 10 a 100 veces peor (contiene mayor polución) que en el exterior y que sólo en Estados Unidos se registran 3.000 muertes anuales de fumadores pasivos.

La conclusión final de la jornada fue la que, en definitiva, persigue Aspater desde su constitución en 2002: la concienciación de la población en general de la importancia de la patología respiratoria crónica, tanto en su vertiente preventiva como curativa, así como contribuir al mejor conocimiento de las necesidades médicas y sociales de los enfermos que las padecen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios