Un hombre dona uno de sus riñones para el primer trasplante en cadena

  • La intervención ha finalizado con éxito y ha beneficiado a cinco personas. Pajín cree que "toda la sociedad debe enorgullecerse" del acto de "generosidad" de este religioso barcelonés.

Comentarios 8

España ha culminado con éxito la primera cadena de trasplante renal de vivo derivada de la donación de un buen samaritano, un religioso de Barcelona que de forma altruista decidió entregar uno de sus riñones a un desconocido, logrando un milagro del que se han beneficiado cinco personas.

Los pacientes son dos parejas -dos donantes y dos receptores- y una persona seleccionada de la lista de espera de donante fallecido, que ya han recibido el alta médica y evolucionan favorablemente tras ser intervenidos el 6 de abril en la Fundación Puigvert de Barcelona y en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada.

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha señalado, en una rueda de prensa, que "toda la sociedad española y todo el sistema sanitario público pueden sentirse orgullosos" de un acto que responde a la "generosidad" de los ciudadanos de este país.

El primer buen samaritano de España, que permanece en el anonimato pero cuya voz se ha podido escuchar en este acto, ha señalado que conoció en una cárcel de Latinoamérica el tráfico de órganos y ha bromeado con que se siente "más ligero" tras donar un riñón.

Al explicar por qué había tomado esta decisión tan generosa, ha confesado que a él le pasa lo que a la madre Teresa de Calcuta cuando un periodista le espetó que "no haría su trabajo ni por un millón de dólares" y la misionera respondió que ella tampoco pues lo hacía por "amor a Dios".

La cadena de trasplantes, en su opinión, "da a la vida un significado de alegría repartida hacia los demás" que indudablemente beneficia a todos. "En mi caso quiero puntualizar que soy religioso y que, dando, he recibido muchísimo más que el que recibe", ha enfatizado.

El director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, ha explicado que la cadena se inició cuando este hombre expresó su voluntad de donar altruistamente su órgano y, tras superar rigurosos exámenes médicos y psicológicos que lo consideraron apto, se buscó al receptor de una pareja.

La esposa entregó su riñón para el receptor de una segunda pareja de Granada, adonde se trasladó el órgano en avión, y de la que salió el último donante que benefició a una mujer de Barcelona, inscrita en la lista de espera de fallecidos desde hacía tres años, y a la que, en palabras de Matesanz, "le tocó la lotería".

El experto ha apuntado que España es el tercer país de Europa donde se ha autorizado la figura del buen samaritano, extendida especialmente en Holanda y en Estados Unidos.

Esta modalidad podría multiplicar por diez el sistema de trasplantes cruzados e incrementar en un 20% las donaciones renales en vivo, aliviando el sufrimiento de los 4.500 pacientes que en España esperan un riñón durante unos veinte meses.

Desde que se anunció hace ahora dos años esta donación altruista no dirigida, la respuesta de los ciudadanos españoles no se ha hecho esperar y 35 personas han mostrado su disposición a someterse a ella.

La mayor parte proceden de Andalucía, Madrid y Cataluña, aunque también se han registrado voluntarios de Aragón, Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra, Comunidad Valenciana y País Vasco.

Matesanz ha reconocido que, puesto que este sistema está empezando, se han aplicado criterios muy estrictos que podrían ser rebajados en un futuro y por los que se ha eliminado a 18 candidatos por razones médicas y tan sólo a uno por motivos psicológicos.

La ministra ha agregado que la puesta en marcha del trasplante en cadena también ha sido posible gracias al incremento del número de hospitales que hacen trasplante renal de donante vivo.

Estas intervenciones se elevaron en 2010 a 240, la cifra más alta de "nuestra historia" y que supone un 11% de la actividad total de trasplante renal.

Hasta el momento se han inscrito en el programa de donación renal cruzada, para el que están acreditados 13 centros españoles, 62 parejas, de las que permanecen registradas 39, tras los cuatro procesos de este tipo desarrollados en España: los dos primeros realizados en julio de 2009 y otros tantos en febrero de 2011.

Matesanz ha informado de que según vayan entrando en el sistema más parejas se podrán ir haciendo cadenas mayores que despegarán gracias a otros "buenos samaritanos".

Según el experto, si el donante de riñón ha sido seleccionado correctamente tiene "un mínimo riesgo o ninguno" de sufrir algún problema de salud, algo que sólo se da en tres casos de cada 10.000. De hecho, algunos estudios han revelado que el nivel de supervivencia de estos donantes es superior al de la población general, dado que son personas extremadamente sanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios