Las madres lactantes no llevan una dieta adecuada

  • EL 94%consumen menos grasas, vitaminas A y E y hierro de las cantidades recomendadas, y más proteínas, según un estudio de la UGR

Ya desde antiguo se utiliza la expresión ‘tener mala leche’. Su origen no es otro que la creencia popular de que la leche mamada al nacer es fundamental para determinar nuestro carácter en el futuro, de tal forma que si esta es mala, nuestro carácter será, lógicamente, agrio.

Un estudio realizado en la Universidad de Granada, demuestra que el 94% de las madres que dan el pecho a sus hijos lactantes no sigue una dieta adecuada, ya que consumen menos grasas, vitaminas A y E, y hierro, de las cantidades diarias recomendadas (CDR), y en cambio más proteínas de las que deberían. Estas son las conclusiones a las que llegó la investigación, servirán para realizar intervenciones con el fin de mejorar la composición de la dieta de las madres lactantes, e

implementar así el aporte de nutrientes al recién nacido y lactante.

Para realizar esta investigación, su autor, José Luis Gómez Llorente, del Departamento de Pediatría de la Universidad de Granada, recogió un total de 100 muestras de leche, procedentes de 34 madres lactantes de las provincias de Granada y Almería. Todas ellas tuvieron que completar un cuestionario para conocer la ingesta dietética realizada los 3 días anteriores a la toma de la muestra de leche, con el fin de comparar los datos con las recomendaciones diarias admisibles (RDA), y

así detectar desviaciones con respecto a ellas, que les permitan llevar a cabo las intervenciones nutricionales necesarias.

La investigación realizada en la UGR, y dirigida porCristina Campoy Folgoso, saca a la luz interesantes porcentajes. Así, el 94% de las madres mantienen una dieta hipocalórica, fundamentalmente debida a la baja ingesta de grasa, mientras que por el contrario, su dieta es hiperproteica, ya que el mismo porcentaje de mujeres sigue unas costumbres alimenticias con un contenido proteico superior a las RDAs. También es digno de mención el déficit generalizado de vitaminas A y E en las madres que participaron en este estudio; un 88% de ellas no cumple las RDAs para la vitamina A, y hasta un 99% de ellas no alcanza la cantidad recomendada de vitamina E.

La investigación también revela que el consumo medio de hierro fue de 13,8miligramos por día, lo que supone que el 94% de las madres lactantes del estudio están por debajo de las RDAs, y por lo tanto siguen una dieta deficitaria en este importante micronutriente, esencial para el correcto neurodesarrollo de su hijo.

El estudio también aporta datos relativos a las mujeres lactantes andaluzas en concreto. El ácido graso poliinsaturado más abundante es el ácido linoleico, precursor de la serie omega 3, que supone del 17% al 18% del total de ácidos grasos de la leche humana analizada en nuestromedio. Estos porcentajes hallados en las madres de Andalucía, son muy superiores a los descritos en países europeos, y también superiores a los descritos en otros estudios realizados en nuestro país. “Esto podría explicarse –apunta Gómez Llorente- por el alto consumo en nuestromedio de ácidos grasos poliinsaturados presentes en aceites vegetales, y por el alto consumo de pescado con respecto a otros países europeos”.

En cuanto a las concentraciones de ácidos grasos de leche de las mujeres estudiadas, el científico de laUGR destaca que el ácido graso más abundante es el ácido oleico, componente del aceite de oliva, que supone del 33 al 40%del total de los ácidos grasos de la leche humana analizada. Estos resultados son comparables a los encontrados en otros países ubicados en la cuenca mediterránea.

José Luis Gómez Llorente apunta que la leche humana “es el método ideal para la alimentación de los recién nacidos sanos”. Dentro de los nutrientes que aporta, “los lípidos juegan un papel fundamental, y dentro de éstos se encuentran los ácidos grasos poliinsaturados de las series omega 3 y 6 (ácido linolénico y ácido linoleico), y sus derivados de cadena larga (ácido araquidonico (AA) y ácido docosahexaenoico (DHA)). Estos últimos se han relacionado con el desarrollo de diferentes funciones en el recién nacido tales como el desarrollo cognitivo (el aprendizaje) y el desarrollo de la capacidad visual; también se han relacionado con el desarrollo o protección frente a las enfermedades alérgica y la atopia”. En cualquier caso, el investigador destaca que “las madres lactantes pueden mejorar notablemente la composición de la leche que ofrecen a sus hijos, optimizando su dieta siguiendo las recomendaciones internacionales”,

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios