El 90% de los niños con hipoacusia consiguen comunicarse oralmente

  • Los programas de detección precoz, el desarrollo tecnológico de los implantes cocleares y la labor de los logopedas han mejorado la capacidad auditiva y de expresión de las personas sordas

Entre uno y dos de cada 1.000 nacidos padece hipoacusia o sordera de carácter profundo, aunque la hipoacusia de cualquier grado, leve y moderada, puede presentarse en 5 de cada 1.000 recién nacidos. La mejor prevención es el diagnóstico precoz que, para ser efectivo, debería realizarse durante el primer semestre de vida del niño. Sobre este aspecto en particular se ha hecho especial hincapié en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico Facial, que se celebra estos días en Tarragona. Desde los años noventa, en los que se instauraron los primeros programas de detección precoz de la hipoacusia en algunos centros hospitalarios, hasta la actualidad, donde la mayoría de las Comunidades Autónomas tienen programas los logros obtenidos han sido más que importantes.

Según explica Juan Solanellas, jefe de la Sección de Otorrinolariongología del Hospital de Valme, en Sevilla, "existen programas de screening auditivo en toda Andalucía, existen las indicaciones para las direcciones de hospitales oportunas, aunque en la practica su realización aun no se haya universalizado". En su centro de aplica al 95% de los nacidos. Solanellas afirma que la detección es importante para, sobre todo, garantizar un tratamiento precoz. Y en eso trabajan.

Una vez que el problema se ha diagnosticado el paciente necesita sobre todo audífonos y atención logopédica.

Uno de los retos principales que existen actualmente en este sentido se encaminan a conseguir el desarrollo de unidades nuevas que puedan realizar un implante coclear, ya que ahora se centraliza en el Hospital Virgen de las Nieves, Granada, como único centro de referencia existente. En este sentido, "es clave actuar a tiempo, ante de los dos años de vida", matiza Solanella. Para explicarlo el especialista alude a la plasticidad del cerebro en la primera etapa de la vida. "Si un niño es diagnosticado a tiempo y puede recibir una señal acústica adecuada, su adaptación y desarrollo puede ser casi como el de un niño normal", e incluso comenta casos de niños intervenidos a más edad y capaces de hablar. Pero como todo, el implante coclear tienen sus limitaciones: "guarda cierto riesgo como el de cualquier intervención quirúrgica y no es efectivo en el 100% de los casos".

Segundo objetivo para la mejora en la atención a las hipoacusias: facilitar ayudas económicas para los implantes (la administración abona unos 1.000 euros aunque el coste es superior y las pilas, a razón de una al día, las paga el afectado) y favorecer el acceso de las familias a logopedas cualificados. En este sentido trabajan las asociaciones de familiares de afectados. Piedad Núñez, del Servicio de Atención y Apoyo a Familiares de la Asociación Pro Derechos del Sordo de Granada, está enormemente familiarizada con esa tarea que através las redes dela Confederación Española de Familias de Personas Sordas desarrollan desde hace 11 años. "Los familiares vienen desorientados y aquí ofrecemos atención familiar y logopédica así como cualquier tipo de apoyo a la hora de gestionar demandas, sean económicas, jurídicas o de cualquier tipo". Según los datos que barajan desde Codepeh un 90% de los niños nacidos sordos se comunica en lenguaje oral. Aproximadamente el 95% de los niños sordos nacen de padres oyentes.

Además, "a través del programa De Padre a Padre hemos creado un sistema de autoayuda", afirma. La labor del logopeda la gestionan a través de otra red nacional dedicada a este tipo de atención en colaboración con el Ministerio de Educación. Además, Piedad subraya que la Consejería de Salud lleva a cabo un plan de logopedia para niños de 0 a 6 años. Sumando todas esas patas "la atención está bastante cubierta", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios