Javier Sádaba. Filósofo especialista en bioética

"Me opondría a la eugenesia que creara individuos de primer y segundo orden"

  • La felicidad, el desarrollo, la clonación reproductiva o la experimentación con animales son algunos de los temas que aborda la bioética con el fin de que en el debate se abracen las humanidades y la ciencia

Francisco Javier Sádaba Garay es especialista en bioética, ejerce como Catedrático de Ética y Filosofía de la Religión en la Universidad Autónoma de Madrid y es miembro del Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona. Como autor tiene una veintena de libros publicados, el último bajo el título La vida buena. Cómo conquistar nuestra felicidad.

-¿Qué ingredientes tiene la vida buena?

-Yo suelo distinguir entre la vida buena y la buena vida pero siempre relacionándolas a las dos. El primer nivel de nuestra existencia o capacidad para ser felices es la buena vida, y está vinculado al deseo. Este nivel es directo, inmediato y nos lo puede ofrecer la naturaleza y la cultura a través del arte, el amor, la amistad, la buena comida, un buen vino, etc. En el segundo nivel de la felicidad, a la buena vida se une la voluntad y la ética para esculpirnos como humanos por lo que entramos en un escalón superior de la existencia y, por lo tanto, en lo que yo llamo vida buena.

-Y en ella, ¿cómo ayuda la ciencia?

- Por ejemplo, con las nuevas biotecnologías podemos tener una medicina mejor y fomentar nuestra salud que es el supuesto básico de la felicidad. La ciencia es buena porque nos ha hecho avanzar, nos posibilita el desarrollo, nos da útiles, lo que ocurre es que, como todo, a veces lo mejor se convierte en lo peor.

-¿En qué sentido?

-Cuando la ciencia se convierte en un bien por sí mismo, cuando en vez de ser un instrumento nuestro nos instrumentaliza pues se convierte en negativa. La disciplina científica ciencia en sí es un producto de nuestra inteligencia y es neutral, por lo que, en nuestra manos está utilizarla de manera positiva con la que todos vivamos mejor o en su vertiente destructiva, como lo fue la bomba atómica. Es fundamental, que a modo de leiv motiv, y para cualquier actuación de nuestras vidas las ciencias sepa abrazarse a las humanidades y las humanidades a las ciencias.

-En esta dirección, ¿no le parece que si bien la bioética estudia temas intelectualmente muy interesantes, a nivel moral y social son complicados?

-Sí, la bioética es una apartado interesantísimo de la ética que se ha desarrollado mucho en los últimos años y exige un amplio debate sobre sus temas para no caer en sensacionalismos. Piensa que hoy en día podríamos hablar de temas tan complejos como que hay cuatro madres: la que pone el ADN o carga genética, la que da el ovulo, la que pone el útero y la que ejerce de madre a nivel social.

-¿Y llegaremos a ver al humano hecho por clonación reproductiva?

-Yo pensaba que no llegaría a verlo, pero actualmente me aventuro a pronosticar que en diez años existirá el clon humano. En estos momentos las posibilidades de éxito son pequeñas porque hay gran número de malformaciones, abortos, etc., pero la técnica está muy desarrollada y en una década podríamos verlo, que no tiene nada que ver con un robot, ni u androide ni nada por el estilo. Un clon mío se parecería menos a mí que un hermano gemelo.

-En ese supuesto, ¿donde se establecería los limites de la eugenesia?

-La eugenesia es una cuestión compleja y delicada y yo creo que aquí habría que huir de todo tipo de dogmatismo, yo estoy a favor de que desde la fecundación hasta el nacimiento se evite con la clonación enfermedades y malformaciones. El límite estaría si la clonación reproductiva llevara a que las personas que tienen más dinero pudieran establecer individuos de primera o segunda división ,entonces yo me opondría radicalmente desde el punto de vista moral porque esto rompería la igualdad o unidad que debe de haber entre todos los seres humanos.

-Desde organizaciones ecologistas se pide mayor control en el uso de animales para la experimentación científica, ¿qué es lo que piensa como especialista en bioética?

-Sobre la experimentación con animales superiores tengo muchísimos reparos. Estoy completamente en contra de cómo se ha hecho en algunos casos, por ejemplo, han abierto y destrozado a gibones para trasplante de corazón, y estos animales pueden sufrir casi como nosotros, la ética está en contra de todo tipo de sufrimiento en individuos sensibles. Ahora bien si se hace con un riesgo mínimo, no de manera arbitraria, con cuidado, como último recurso, y al mismo tiempo teniendo presente que no sufran es la única forma de avanzar. Pero tiene que estar muy controlado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios