Los perros de compañía entrenados mejoran la vida de los niños autistas

  • Gael y Álex, dos niños de Barcelona y Granada, cuentan con animales que ayudan a superar aspectos como la comunicación, el control emocional y la seguridad

Quisquilla y Muffin son dos perros especialmente entrenados. Alejandro y Gael, dos niños con autismo, podrán desde ahora tener un apoyo, un compañero para ellos y una importante ayuda para favorecer y facilitar su integración. Según los expertos, la compañía de animales para niños con autismo incide en aspectos como el vínculo, la seguridad, la confianza, el manejo del tiempo, la integración sensorial, la mejora de los patrones de sueño, la reducción de y de la ansiedad, el autocontrol, la comunicación y la integración social. Los perros Quisquilla y Muffin han sido una donación de la empresa Bayer HealthCare, a través de su División Animal Health, y la Fundación Bocalán. La Fundación Bocalán es la institución de mayor difusión internacional dedicada al adiestramiento y entrega de perros de asistencia a personas discapacitadas.

Gael es un niño de 4 años nacido en Barcelona con diagnóstico trastorno de espectro autista con problemas de comunicación, sensoriales y de relación y flexibilidad. Por su parte, Álex es un niño de 8 años que vive en Granada también con diagnóstico espectro autista con un retraso psicomotor, problemas de comunicación y sensoriales que también muestra muchas posibilidades de evolución a través de este programa. El caso de Álex es una muestra del esfuerzo de una madre, Virginie, francesa residente en Granada que se desplazó durante varias semanas a Barcelona para realizar el proceso de acoplamiento del perro con su hijo y que participara el las sesiones de terapia con Fundación Bocalán.

Un perro de asistencia es aquel previamente entrenado para dar apoyo a personas con discapacidades. Estos perros de ayuda social se entrenan durante unos 8 o 10 meses y, más tarde, son sometidos a un periodo de acoplamiento según la problemática de su futuro dueño completando así su formación en aproximadamente un año. El coste de entrenamiento de uno de estos perros puede llegar hasta los veintidós mil euros. Las razas más habituales son el labrador retriever y el golden retriever por su carácter afable, dócil y apacible. Estas razas son las más comunes en los programas de perros de asistencia de todo el mundo tanto en perros guía como en perros de servicio y perros de terapia. Estos animales son, hoy en día, una institución gracias a la imagen de compañeros del hombre que se han labrado.

Existen trabajos científicos y numerosas experiencias que han avalado la utilización de este tipo de animales. El tipo de comunicación y actitudes del perro resultan fácilmente reconocibles por un niño, posiblemente por utilizar solo una vía principal de comunicación (la visual), emitir señales simples y a la altura del niño. Además, los niños necesitan objetos que les den seguridad en las primeras etapas de su vida, objetos como por ejemplo muñecos o trozos de tela. Los niños con autismo tienden a usarlos durante mucho tiempo.El perro puede ayudarle a estar mas seguro en situaciones de ansiedad y desorganización que en el caso de estos niños son muy habituales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios