El pistacho, una opción saludable para picar entre comidas

  • La variedad americana presenta un elevado contenido lipídico, sobre todo en ácidos grasos mono y poliinsaturados.

El pistacho americano es el alimento ideal para las ingestas entre comidas ya que aporta al organismo la energía necesaria y optimiza el rendimiento en las actividades cotidianas, según ha afirmado la jefa del servicio Medicina, Endocrinología y Nutrición del Centro de Medicina del Deporte del Consejo Superior de Deportes, la doctora Nieves Palacios, con motivo del Día Mundial del pistacho.

Por su composición nutricional, el pistacho americano presenta un elevado contenido lipídico, principalmente ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados; no contiene colesterol; tiene una elevada cantidad de proteínas vegetales, ya que en su composición destaca el aminoácido arginina, importante para las personas que practican deporte; son ricos en fibra insoluble, beneficiosa para el tránsito intestinal; tienen un alto contenido en hierro, y tienen un gran valor energético.

Además, son ricos en potasio, fósforo, magnesio, vitamina B1, vitamina B6, vitamina B2, vitamina E y coenzima Coenzima Q10. Por otro lado, hay que tener en cuenta que hoy en día el aperitivo crece entre los hábitos de alimentación de los españoles. De hecho, el 90% de la población consume alimentos de aperitivo de forma habitual. Respecto a esto, los expertos destacan la necesidad de que el 15% del total de las calorías diarias corresponda a las ingestas que se realizan a media mañana y a media tarde pero recomiendan que estas sean poco calóricas.

El número de comidas diarias y las calorías que el organismo necesita dependen de muchos factores individuales como, por ejemplo: la edad, el estilo de vida, la actividad física que se realiza, el clima del lugar, etc. Lo más importante no es sólo que al final del día se consuma la cantidad recomendada de calorías sino que, además, éstas hayan sido proporcionadas en el momento adecuado y con el perfil nutricional óptimo.

Se trata, pues, de llegar a la hora del almuerzo o de la cena sin que transcurra mucho tiempo entre las dos tomas, lo que reduce la ansiedad de comer y el exceso de apetito. De esta manera se ingiere una menor cantidad de calorías de una sola vez, lo que resulta más fisiológico y facilita la digestión de los alimentos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios