La predisposición a ser obeso se elimina con ejercicio físico

  • La carga genética no es tan determinante como se creía.

"Incluso las personas con el mayor riesgo de obesidad debido a sus genes pueden mejorar su salud mediante algún tipo de actividad física diaria", explica Ruth Loos, directora del estudio e investigadora del Consejo de Investigación Médica de Cambridge, Reino Unido. La investigación, publicada esta semana en la revista PLoS Medicine, sugiere que la predisposición genética a la obesidad puede verse reducida una media de un 40% a través del aumento del ejercicio físico. "No somos esclavos de nuestra genética, realmente se pueden cambiar nuestros hábitos y mejorar la salud", afirma Loos. Los autores, que analizaron las 12 variantes genéticas que aumentan el riesgo de obesidad en 20.430 personas residentes en Norwich (Reino Unido), evaluaron su susceptibilidad genética general mediante la suma del número de variantes heredadas en una "puntuación de predisposición genética".

Mientras que la mayoría de los sujetos heredó entre 10 y 13 variantes, algunos heredaron más de 17 y otros menos de 6. Además, los investigadores evaluaron las actividades físicas ocupacionales y de tiempo de ocio y utilizaron técnicas de modelización para examinar si una mayor "puntuación de predisposición genética" estaba asociada con un índice de masa corporal (IMC) y un riesgo de obesidad más alto, y si un estilo de vida físicamente activo podría atenuar la influencia genética en el IMC y en el riesgo de padecer obesidad. El fin del determinismo genético. "Estos hallazgos enfatizan aún más la importancia de la actividad física para la prevención de la obesidad, incluso en las personas con un mayor riesgo genético", concluyen los autores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios