Tratamientos

No todo el secreto está en el control terapéutico

  • Un estudio sobre diabetes considera que la responsabilidad del paciente es esencial para obtener buenos resultados.

El control glucémico y la prevención de otros factores de riesgo cardiovascular es el objetivo clave para que os diabéticos puedan controlar su enfermedad. Eso hace que, desde el punto de vista clínico, optimizar los tratamientos mejora de forma significativa el control tensional y lipídico de los pacientes.

Esa optimización no es tarea sencilla y es demostrable su impacto para frenar el deterioro progresivo de la función pancreática y el estado general de salud de las personas afectadas. Un estudio realizado por el Hospital Virgen de la Salud del Complejo Hospitalario de Toledo, describen los beneficios de ese abordaje de la enfermedad. Pero no solo eso, también apunta que utilizar bien las herramientas farmacológicas disponibles no sirve de nada si no se persigue la autonomía y responsabilidad.

Es de sobra conocida la necesidad de un control glucémico intensivo para prevenir las complicaciones crónicas tanto en la diabetes tipo 1 y tipo 2 y los beneficios de su mantenimiento alargo plazo. El tratamiento de la enfermedad, debe consistir en un abordaje integral del conjunto de factores de riesgo que presentan estos pacientes. Para ello, las guías clínicas de prevención cardiovascular marcan unos objetivos que en la práctica son difíciles de alcanzar. Según los autores, aunque se han conseguido mejoras significativas, los pacientes incluidos en el estudio todavía presentan un control subóptimo de los factores de riesgo cardiovascular. Los diabéticos incluidos en el trabajo, que se ha publicado en Endocrinología y Nutrición, presentaban un perfil de alto riesgo vascular; más del 70% eran hipertensos o dislipémicos, y más del 45% presentaban obesidad.

"Si intensificando el tratamiento farmacológico, como ocurre en esta cohorte, no logramos una mejoría notable en los objetivos planteados, probablemente debemos cambiar nuestras estrategias de tratamiento", explican. De este modo, los expertos abogan por un enfoque dirigido a promover la responsabilidad y la autonomía del paciente con medidas educacionales, de autocontrol e higiénico-dietéticas, fomentando cambios del estilo de vida. En su opinión, ese esquema posiblemente contribuirá de forma muy positiva a conseguir un mejor cumplimiento terapéutico y unos mejores resultados.

Según explican, "creemos que el conocimiento real de las características de la propia población diabética y el grado de consecución de objetivos, nos ayudará a realizar cambios para conseguir mejorar el perfil de riesgo de los pacientes, mejorar su calidad de vida y reducir en un futuro el riesgo de enfermedad macro y microvascular".

La prevalencia de la diabetes mellitus, sobre todo tipo 2, está aumentando de forma importante en los últimos anos; se calcula que para el año 2030 habrá más 366 millones de diabéticos en todo el mundo. Algunas de las causas que pueden explicar esta epidemia, como la obesidad y el sedentarismo, están íntimamente ligadas con la sociedad del bienestar de los países occidentales y con el cambio del estilo de vida de los países en vías de desarrollo.

El estudio di@bet.es, realizado en una muestra representativa de la población española, ha mostrado que la prevalencia total de diabetes mellitus ajustada por edad y sexo ha sido de 13,8%; siendo cerca de la mitad de ellos desconocidos (6,0%).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios