Dos tercios de esquizofrénicos en países pobres no reciben terapia

  • Un informe de la OMS subraya las diferencias "sorprendentemente altas"

Cerca de dos tercios de las personas que sufren desordenes esquizofrénicos en países de ingresos medios y bajos no cuentan con acceso a un tratamiento médico adecuado, según un estudio publicado hoy en el boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El estudio revela que la tasa media anual de tratamiento de transtornos esquizofrénicos en los servicios de salud mental fue de 128 casos por cada 100.000 habitantes.

Sin embargo, en los países ricos y medios, la tasa de tratamiento específico es cuatro veces mayor que la de los países pobres (126 y 157 casos por 100.000 habitantes, respectivamente, frente a 36 por 100.000 habitantes).

Esto indica que mientras en los países desarrollados la mayoría de los enfermos cuenta con el tratamiento y el seguimiento adecuado, en los países en desarrollo y subdesarrollados cerca de dos terceras partes de los pacientes carecen de cualquier cuidado especializado, una cifra que los redactores del artículo tachan de "sorprendentemente alta".

Además, hay diferencias entre los países poco desarrollados. Mientras en los países de ingresos medios el 69% de los pacientes no reciben tratamiento, en las naciones pobres esta cifra se eleva hasta el 89%. La falta de acceso a las instalaciones médicas es una de las causas principales de la falta de tratamiento, pero el estudio ha detectado que otro factor no menos importante es la ausencia de psiquiatras y enfermeras especializadas en los hospitales para tratar a este tipo específico de enfermos. Asimismo, el estudio señala que cuanto más alto es el número de plazas de psiquiatría disponibles en un hospital, mayor es la cifra de enfermos esquizofrénicos tratados en dicho centro.

Los desórdenes esquizofrénicos son una enfermedad crónica que afecta a 26 millones de personas en el mundo y que implica la discapacidad moderada o total de las personas que los padecen. La esquizofrenia es una enfermedad compleja. Los expertos en salud mental no están seguros de cuál es su causa. Sin embargo, los factores genéticos parecen jugar un papel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios