La textura placentera de los productos cosméticos motiva su consumo

  • El cuidado personal y el bienestar mejora la capacidad cutánea para actúar de barrera contra patógenos externos

Las farmacias españolas realizan cada año 182 millones de actuaciones sanitarias. De este conjunto, diez millones de consultas de los ciudadanos están relacionadas con el cuidado de la piel. Por ello, más de 250 farmacéuticos han participado en las Jornadas Nacionales de Dermofarmacia 2009, que tuvieron lugar del 24 al 26 de septiembre en Palma de Mallorca bajo el lema Sentir La Cosmética.

Entre sus conclusiones destaca que cada vez es mayor el porcentaje de mujeres y hombres que consumen productos cosméticos motivados por una búsqueda de placer y bienestar proporcionado por perfumes y texturas. En este sentido, los expertos han destacado que el abuso de utilización del término natural, en muchos casos no supone más que el producto es respetuoso con el medio ambiente y, en consecuencia, el farmacéutico debe conocer e informar a los consumidores sobre los efectos, beneficios e inconvenientes del mismo.

Durante los tres días de congreso en el que se han celebrado un total de ocho conferencias, ocho talleres formativos, y una mesa redonda, los especialistas valoran que el cuidado personal y el bienestar demuestran que son capaces de interaccionar con el sistema neuroinmuno-cutáneo (SNIC) mejorando la calidad de la piel. El SNIC es un nuevo concepto a nivel de biología cutánea. Aclara la importancia del sistema nervioso y el psiquismo en la homeostasis cutánea (mecanismo por el que el tejido actúa de barrera entre el medio interno y el externo). Además, la piel posee células del sistema inmunológico, vascular y nervioso, así como realiza funciones endocrinas.

Según recoge el documento de conclusiones del encuentro, "la nanotecnología aporta un valor añadido mejorando sustancialmente la calidad y eficacia de los productos". En este dirección, los estudios de seguridad es una condición esencial antes del consumo. Las garantías de seguridad se verán reforzadas en el futuro reglamento europeo de cosméticos, que también concede una atención especial a los sistemas de cosmetovigilancia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios