El virus del sida muta de manera diferente según la genética dominante en el lugar

  • El descubrimiento condiciona el futuro desarrollo de vacunas eficaces contra el VIH

Las mutaciones del virus del sida dependen de la genética dominante de cada lugar del planeta, según un estudio internacional en el que han participado 2.800 personas infectadas por el VIH y en cuya coordinación ha colaborado Cristian Brander, coordinador del Instituto de Investigación de Sida IrsiCaixa.

Las mutaciones del virus son actualmente uno de los principales obstáculos que tienen los científicos al diseñar vacunas contra el sida, y este estudio ha revelado cómo el virus del VIH se escapa del sistema inmune de manera distinta a través de diferentes mutaciones, según la genética predominante en cada zona del planeta.

Según ha informado IrsiCaixa en un comunicado, este descubrimiento hará que "posiblemente" se necesiten desarrollar diferentes vacunas adaptadas a cada región, debido a las diferencias genéticas de los diversos grupos de población. Es este trabajo, un grupo internacional de 40 expertos ha puesto en común los datos obtenidos tras investigar a más de 2.800 personas afectadas por el VIH, procedentes de 9 zonas de los 5 continentes, para averiguar los principales factores de la diversidad del VIH. Desde IrsiCaixa se ha señalado que con la puesta en común de los datos, se ha podido conocer que las variantes dependen, "en gran medida", de los perfiles genéticos que predominan en la población de cada zona. Aunque no se han aclarado los motivos por los que este virus afecta de manera tan desigual según el punto del planeta, se ha podido deducir que este hecho repercutirá en el diseño de la vacuna. El profesor de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (Icrea), en sus siglas en catalán) y coordinador científico en Irsicaixa, Christian Bander, ha declarado que "los científicos invertirán esfuerzos en estudiar características comunes en la genética de las poblaciones que facilitarán la creación de vacunas eficaces para las diferentes regiones", más allá de los estudios de genética humana que ayudarán a identificar diferencias.

Era necesario investigar qué partes del virus son atacadas por las células T (las células del sistema inmune que se cree que son responsables del control parcial de la propagación del VIH), y qué partes pueden resistir a un ataque por mutaciones rápidas, para así diseñar vacunas que potencien la respuesta inmune a aquellas partes del VIH que nunca podrán resistir este ataque.

La respuesta inmunitaria contra el VIH la llevan a cabo numerosos genes (los HLA), y el estudio ha podido demostrar que las diferencias entre los VIH a nivel global son, en gran medida, debidas a la evolución de los virus según el perfil genético local predominante. Concretamente, las zonas donde eran más frecuentes determinados genes HLA, el virus había modificado algunas de sus proteínas para escapar del sistema inmune de las personas infectadas y ser invisible a las células T. Este estudio apreció ayer en la versión digital de la revista Nature y, junto con Brander, han colaborado investigadores de la Universidad de Oxford.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios