Miles de personas asisten al traslado del Cristo de la Buena Muerte

  • Entre los presentes en el traslado se encontraban el actor y pregonero de la Semana Santa de este año, Antonio Banderas

La lluvia ha dado un respiro en la mañana de este Jueves Santo y ha permitido el tradicional desembarco de los legionarios en el puerto de Málaga y el desfile hasta llegar a la explanada de Santo Domingo, donde han trasladado al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, protector de este cuerpo militar, para su posterior entronización. Todo ello ante la atenta mirada de miles de malagueños, entre ellos el actor y pregonero de la Semana Santa de este año, Antonio Banderas.

Los caballeros legionarios desembarcaron en el muelle 2 del puerto, en el recientemente inaugurado Palmeral de las Sorpresas, a bordo del buque contramaestre Casado.

La Congregación de Mena quería superar el riesgo de lluvias previstas, por lo que retrasó una hora el desembarco y el traslado del Cristo de la Buena Muerte en la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás.

En el puerto esperaban a la Legión miles de malagueños, además de diversas autoridades militares y civiles, así como en la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás, donde, entre otros, se encontraban el actor Antonio Banderas; el alcalde, Francisco de la Torre; el delegado del Gobierno en Andalucía, Luis García Garrido; el subdelegado en Málaga, Hilario López Luna, y la nueva delegada provincial de la Junta, Remedios Martel.

Los legionarios llegaron sobre las 13.10 horas a esta plaza, en la que se encuentran la casa hermandad y el propio templo y donde se concentraron en torno a 15.000 personas que no quisieron perderse uno de los momentos claves de la Semana de Pasión malagueña, según ha informado a Europa Press la Policía Local.

Antes del traslado, el segundo Tercio Duque de Alba de la Legión, con base en Ceuta, hizo entrega del estandarte del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas al tercer Tercio Juan de Austria, procedente de Viator (Almería).

Tras esto, una decena de caballeros legionarios sacaron a pulso al Cristo de la capilla de la iglesia de Santo Domingo para llevarlo hasta el centro de la plaza al ritmo de la conocida marcha 'El novio de la muerte', que también musitaron algunos de los presentes, entre ellos el propio Banderas.

BANDERAS BESA LOS PIES DEL CRISTO

A continuación, tras una oración por los difuntos, la sagrada imagen fue llevada hasta la casa hermandad, donde, mediante un sistema de poleas, fue subido al trono procesional. Una vez terminado el acto de entronización, Banderas se acercó y besó los pies del Cristo.

La Congregación de Mena confía ahora en que no llueva esta tarde y puedan procesionarse sin problemas, a partir de las 19.50 horas, el Cristo de Mena y la Virgen de la Soledad, acompañados por los caballeros legionarios y los malagueños.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios