Noche de estreno en el Miércoles Santo veleño

  • La Cofradía de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto luce nuevos bordados y estandarte

Con los ojos mirando al cielo los hermanos de la Pontificia y Muy Antigua Cofradía de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto y María Santísima de los Desamparados salían desde la Plaza de San Francisco. Este año estrenaban los trabajos de bordados y finalización del estandarte conmemorativo del 50 aniversario de la fusión de la cofradía realizada por Manuel Hijano Conde. La restauración ha corrido a cargo de la Escuela Taller de Bordados. A lo largo del recorrido de los tronos se vivieron varios momentos especiales, como el encuentro de Nuestra Señora de los Desamparados con su barrio y su camarín, situado en la Puerta Real de la Villa. A ello se sumó el siempre emotivo momento de la saeta. Fue en la señera calle Corona donde una hermana de la cofradía, Luisa Chicano, cantó con voz desgarrada a su Cristo y a su Virgen una saeta que ya se ha convertido en una tradición.

En la Plaza San Juan de Dios donde la dificultad de la curva para enfilar la calle En medio hizo que los horquilleros sacasen a relucir todo su buen hacer y experiencia con el paso veleño. Tras los pasos por las dos tribuna, la conocida como la de los pobres y la oficial, llegó quizás uno de los momentos más emocionantes de toda la semana de pasión de la localidad veleña, con la subida de ambos tronos por Luis de Rute.  Antes de llegar a ese punto, la Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de Gracia y Perdón salían del tinglado de calle San Isidro hacia Reñidero a los sones de la agrupación musical de Nuestra Señora del Mar de Huercal (Almería). El Miércoles Santo tuvo su broche de oro con la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo de Medinaceli y Santa María Magdalena desde San Juan Bautista. Las tres cofradías debieron recortar su recorrido por la amenaza de lluvia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios