"Ojalá salga una cofradía fortalecida de las elecciones"

  • Miguel Díaz.Albacea de la cofradía de Gitanos

Miguel Díaz delante del obelisco de la plaza de la Merced, sede originaria de la cofradía de Gitanos. Miguel Díaz delante del obelisco de la plaza de la Merced, sede originaria de la cofradía de Gitanos.

Miguel Díaz delante del obelisco de la plaza de la Merced, sede originaria de la cofradía de Gitanos. / j. l. p.

Muy poca gente sabría ponerle cara a Miguel Díaz. Sin embargo, si decimos que es hermano de Gitanos, que en Twitter se llama @miguelpureza y que se define como arbonaida, la identificación se generaliza. En la plaza de la Merced, origen histórico de su hermandad (justo donde ahora hay un kebab), este cofrade crítico nos habla sin pelos en la lengua sobre lo que se avecina en los próximos días. Nada ni nadie pasa desapercibido para este cofrade. Advertido queda el lector.

-Una de sus facetas más conocidas es la de opinador en Twitter. ¿Cuál cree que es el papel de los cofrades en las redes sociales?

-Cada uno hace con sus redes lo que quiere. Hay gente que las usa desde un punto de vista estético. Yo no, yo lo que quiero es cambiar cosas, poner un granito de arena para que la gente vea que hay cosas que no se están haciendo bien. Hay otros tuiteros que lo hacen escondiéndose bajo un seudónimo. Yo no. Tengo mi nombre y mi foto. Cualquiera sabe quién soy. Yo no me dedico a hablar mal porque sí. Se me achaca mucho que lo comparo todo con Sevilla, pero a la hora de la verdad solo he estado una madrugá allí y una vez en Córdoba en la Magna. Esa es mi máxima aportación al resto de Andalucía. Los que se dan golpes de pecho con el malagueñismo han ido a estas ciudades mucho más que yo de excursiones, así que, que no me digan luego nada. Yo no quiero que se hagan las cosas perfectas, quiero que se hagan bien.

-¿Existe la sátira cofrade?

-Sí, claro. Seguramente yo me haya pasado muchas veces. No lo voy a negar. Y en redes hay líneas rojas. Yo no me voy a meter con ningún titular. Pero sí con todo lo que hay alrededor de eso. De la gente que está detrás. Esto al fin y al cabo es una cosa de gustos. Nadie tiene el gusto supremo, pero muchas veces nos ofendemos en exceso. No se puede hacer esto, no se puede hacer lo otro… ¿Por qué?

-¿Qué opinión le merecen las prohermandades de las que tanto ha escrito durante la Cuaresma?

-Lo primero es que hay que diferenciar. Yo no me refiero ni a los Dolores de Churriana ni a los del Puerto de la Torre. Yo no me creo el discurso de "somos un grupo de cristianos con inquietudes eclesiásticas". ¡No me lo creo! Sois seis rebotados de tal hermandad que queréis tener un minuto de gloria. Cogéis la primera Virgen que encargáis por ahí, o al primer imaginero novato, le ponéis cuatro alfileres y ya tenemos una hermandad. Y aunque se salga de un portal. Eso para mí es una "protohermandad". Tampoco me vale lo de "realidades de los barrios". ¿Qué realidad es el Sol? Jugamos a los tronos, a dar un paseíto por la zona y contratar una banda. ¡Ojo! También digo una cosa. ¿Dónde está el Obispado? Porque por mucho que sean temas civiles, el que va arriba es Jesús y la Virgen. Y Jesús y María es competencia del clero, no de la farmacia. Parece que están empezando a regular las salidas por la feligresía y la primera a la que le ha tocado ha sido Verdad y Sagrario. Yo voy a verlas, pero sin que se me vea mucho. Eso sí, no tengo ningún reparo en decir que he salido en Desamparados y era una procesión muy digna.

-Además, ha tenido algún rifirrafe con Juan Cassá.

-Sí, nos tenía bloqueados a todos pero ha rectificado. Creo que ahí tiene parte de responsabilidad su acompañante Íñigo Vallejo. Este hombre no es de Málaga, ha llegado de rebote. Por muy creyente que sea, coger todos los martillos y ponerse muy recto esperando la foto no es de creyentes. Eso es para ganar votos, igual que las subvenciones. Y él sabe que la Semana Santa está reservada al alcalde, por eso está aprovechando los traslados y la segunda división. Y ahí está rascando apoyos sociales. Lo de la partida presupuestaria a cofradías es un error. Yo tengo el derecho a pedir, igual que todos. Lo grave está en que aquí se ha dado sin pedir. Se ha gestionado mal. Y puedo entender a los no cofrades que se enfaden por eso. Si te metes en el dinero público, tienes que hacer las cosas bien.

-Hablando de su cofradía. ¿Cómo ha vivido el 75 aniversario?

-Esto llevaba tiempo rondando la cabeza de la cofradía. Ha sido el último momento en el que los hermanos han estado todos juntos a una. Yo nunca había llevado el Cristo y fue muy bonito. Creo que se debería haber puesto en valor la devoción de nuestro Titular así como alguna charla formativa sobre Buiza y Juan Vargas. Sigo viendo imágenes de la efemérides y sigo alucinando. El tirón que tiene en el pueblo de Málaga. Yo no entendí la crítica de algunos referida a Tres Caídas. En Málaga habrá bandas buenísimas. Pero me da igual. Queríamos a esa. El traslado de ida, por ejemplo, ha sido lo más bonito que ha hecho la cofradía en años. Con esa estética, esa música… los hermanos sabíamos que nuestro día iba a ser el traslado y no la procesión, ese era el día de celebrarlo con la ciudad. El balance, muy positivo.

--Se avecinan elecciones. ¿Cómo están las cosas en la cofradía?

-Difícil. En la hermandad hay dos tendencias. Una continuista acorde a lo que ha habido en los últimos treinta años y la que surge ahora de Héctor Arenas. Ha dicho públicamente que va a ser candidato a hermano mayor. Oficialmente hay uno. Lo dijo en un cabildo para evitar que se corran los bulos. Nosotros, y digo nosotros porque lo apoyo, queríamos que todo fuera consensuado con el párroco. Y va a haber otra candidatura, obviamente. Ahora bien, nadie puede saber qué va a pasar. Después de treinta y tantos años, vuelve a presentarse alguien que no sea Pepe Losada. Para mí Héctor ha sido valiente al proponerse como alguien que puede proponer cosas nuevas. No se ha escondido en ese aspecto y eso hay que reconocérselo. Y además, me gusta porque está fuera de esa órbita continuista que ha acompañado a la hermandad. No es nadie, solo un cofrade de base. Comparto cosas con él, sobre todo para intentar crecer siempre. Me hubiera gustado una candidatura unionista, pero por diferentes cuestiones que no vienen al caso no ha sido posible, aunque eso es algo que tienen que hablar los dos futuros candidatos.

-¿Qué papel tienen los hermanos?

-Ojalá pudiera decir que no haya más división. Ojalá salga una hermandad fortalecida, gane quien gane y en todos los aspectos... Sin embargo, me da que no vamos a terminar bien. Son sensaciones que tengo. Y esto es culpa de todos, todos y todos. No ahora solo, también en su momento.

-¿Cuál es su deseo para la Cofradía?

-Calma. No pido unión porque sé que es casi imposible. Solo calma. Ese es mi deseo para mi cofradía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios