pollinica

Palmas bajo un manto gris en Marbella

  • La Cofradía de La Pollinica reestrenó ayer los enseres y casi la totalidad de su patrimonio

Un momento de la procesión de La Pollinica, ayer en Marbella. Un momento de la procesión de La Pollinica, ayer en Marbella.

Un momento de la procesión de La Pollinica, ayer en Marbella. / E. moreno

Eran las 18:17 cuando sonaba el himno nacional interpretado por la agrupación musical de La Pollinica, lo que indicaba la salida del Cristo de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia a su Entrada Triunfal a Jerusalén desde la capilla de San Juan de Dios. Tras el himno nacional, la banda tocaba la marcha 'A Jesús de la Misericordia' ya en la plaza José Palomo, donde tuvo lugar la tradicional bendición de palmas y olivos, antes de poner rumbo hacia la avenida Ramón y Cajal donde vecinos y turistas esperaban su llegada. Marbella daba así la bienvenida a esta Semana Santa, con la emoción e ilusión que caracterizan al Domingo de Ramos, pero bajo un cielo que amenazaba con aguar la jornada.

La Cruz Guía esperaba la salida del trono en la calle Enrique del Castillo, cuando a los primeros toques de campana comenzaron a sonar los tambores de la banda de cornetas de Veracruz de Almogía. Tras losprimeros nazarenos vestidos con túnicas blancas y capirotes rojos, mientras que los más pequeños iban vestidos de hebreo, apareció el Cristo de La Pollinica. Poco después haría lo propio el trono de María Santísima de la Paz y de la Esperanza, acompañada por la banda de música La Lira de Pizarra y un cortejo de nazarenos con capirotes verdes.

Las estrechas calles del casco antiguo no tardaron en inundarse de incienso. Y es que si algo caracteriza a la Semana de Pasión de Marbella es precisamente el paso de los tronos por sus callejones abarrotados de fieles. O el momento en el que ambos tronos pasan por delante del colegio Monseñor Rodrigo Bocanera, en la calle Trinidad, cuando los niños entonan el 'Pescador de hombres' junto a los hombres de trono. Momento emotivo también la llegada de María Santísima de la Paz y de la Esperanza a este mismo enclave. En esta ocasión, los niños cantaron una salve mientras una petalada caía desde los balcones del colegio.

La Cofradía reestrenó ayer los enseres y casi la totalidad de su patrimonio, como cetros, bocinas o mazas, tras ser restaurados. Otros elementos, como los arcos de campana para los dos tronos, se estrenaron ayer por primera vez.

Como es habitual, esa misma mañana tuvo lugar en Nueva Andalucía la tradicional Pollinica Viviente, con un niño a lomos de un burro, desde la parroquia Virgen Madre. También en San Pedro Alcántara desfiló el trono de Jesús a su Entrada en Jerusalén.

Este ha sido el comienzo de una completa Semana de Pasión en Marbella. Así, este Lunes Santo, los protagonistas serán los titulares de la Hermandad del Santísimo Cristo Atado a la Columna y María Santísima Virgen Blanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios