El Señor de Marbella llena de emociones el casco antiguo

La Semana Santa del municipio vivió ayer uno de los días más esperados entre los devotos de las diferentes imágenes que procesionan a lo largo de toda la semana. Y es que el fervor que despierta El Nazareno, considerada también una de las cofradías más antiguas de la localidad, quedó reflejado un año más en la estampa de miles de promesas que, ya entrada la noche, seguían los pasos del Cristo. En la escalinata de la calle Carmen no cabía ni un alfiler para ver pasar al Señor de Marbella en la noche del Miércoles Santo. La talla del imaginero José Rivera volvería a reencontrarse más tarde con María Santísima del Mayor Dolor, portada por 120 hombres de trono. Como cada año, estaba previsto el canto de varias saetas en la plaza Puente de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios