Viernes Santo rondeño pasado por agua

  • Dos de las tres cofradías rondeñas no procesionaron y la que lo hizo acortó el recorrido

La Semana Santa rondeña se cerró con un día marcado por el mal tiempo y las lágrimas, ya que dos de las tres cofradías que tenían previsto realizar su estación de penitencia el Viernes Santo no pudieron hacerlo y la única que procesionó tuvo que acortar su recorrido para evitar las previsiones de lluvia. La mañana del Viernes Santo estuvo marcada por la lluvia, por lo que la junta de gobierno de la hermandad de las Angustias no tuvo mucho dudas a la hora de tomar la decisión de no salir a la calle. Aunque era una decisión más que previsible, las lágrimas llenaron los ojos de muchos de los hermanos ante la imposibilidad de acompañar a sus titulares durante el recorrido por las calles de la ciudad.

No obstante, se realizó el acto de penitencia en el interior del templo de Santa Cecilia y las imágenes quedaron expuestas para todos aquellos que quisieron acercarse a estar junto a ellas y contemplarlas.

Y mientras la mañana se inició con una suspensión, las previsiones para la tarde eran un poco mejores, aunque se mantenía la inestabilidad meteorológica, algo de lo que eran conscientes en la cofradía del Santo Entierro, la primera que tenía prevista su salida. Aunque la lluvia no estaba presente y por momentos el sol parecía ganar la partida a las nubes, el fuerte viento y la previsión de llegada de lluvia antes de que pudiese tener lugar la recogida, terminaron por decantar también a los responsables de esta cofradía hacia la decisión de tampoco realizar estación de penitencia, provocando nuevamente la afloración de sentimientos. Lágrimas y abrazos eternos que buscaban un poco de consuelo.

Finalmente, la hermandad de la Soledad quedó como la única con opciones de realizar su recorrido, algo que terminó haciendo, aunque después de acortar sensiblemente el recorrido previsto y tras esperar algunos minutos a ver si el viento bajaba de intensidad. Tras algunos momentos de dudas, sus responsables decidieron hacer estación de penitencia, teniendo que sortear las dificultades de las rachas de viento que en algunos momentos soplaron con especial intensidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios