Un cielo 'verde' en Alhaurín

  • A pesar de la amenaza de lluvia, el traslado del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y la procesión de la Cofradía de los Verdes resultó espléndida. La alcaldesa de Nueva Iberia estuvo en el desfile de la tarde.

LA lluvia no consiguió deslucir el Viernes Santo en Alhaurín de la Torre. Los verdes desafiaron la predicción meteorológica y salieron en una jornada que contó con una gran afluencia de público. Por la mañana, la Real, Antigua y Venerable Cofradía del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Nuestra Señora de la Soledad hizo su tradicional via crucis para trasladar a su titular de la iglesia hasta la casa hermandad. El acto hubo de hacerse en el interior del templo a causa de las precipitaciones, aunque la lluvia intermitente no fue un obstáculo y cientos de personas se desplazaron hasta el templo para admirar la guardia de los integrantes de la segunda bandera del Tercio Duque de Alba de la Legión, procedente de Ceuta.

Por la tarde tuvo lugar el pasacalles de las bandas y el pase de revista ante el palco de autoridades en la plaza de San Sebastián, que se pudo completar sin problemas aunque cayeron algunas gotas. Lo acompañaron la Agrupación Musical Resurrección, de Sierra de Yeguas; la Banda de Cornetas y Tambores del Carmen-El Perchel; y la banda de música del citado Tercio de la Legión. Luego, la comitiva rindió honores a los caídos en la Plaza de la Legión Española.

Más tarde, las calles de la localidad se alfombraron de romero para acoger uno de los actos más importantes del Viernes Santo en Alhaurín de la Torre: el traslado del Santísimo Cristo desde la casa hermandad hasta el templo parroquial de San Sebastián. El acto estuvo presidido por la alcaldesa de la ciudad norteamericana de Nueva Iberia, Hilda Curry, que está presente en la localidad para asistir a los actos finales de hermanamiento de su población con Alhaurín de la Torre. Una vez llegados al templo, la Permanente de la Junta de Gobierno, tras reunirse, decidió salir en procesión a pesar de la amenaza de lluvia. El desfile fue más rápido que de costumbre, pero culminó sin incidentes la jornada de Viernes Santo en que la Virgen estrenaba las bambalinas traseras del nuevo palio.

Por otra parte, en Álora, el Santo Entierro, una de las tres cofradías que decidieron salir el Viernes Santo, acortó el recorrido. En torno a las 22:00, el trono del sepulcro salió desde la Iglesia de la Encarnación, subió por calle Atrás y, al llegar a la Plaza Fuente Arriba, dio la vuelta para encerrarse de nuevo en la Encarnación, acompañado de decenas de jóvenes de la vocalía y de los roncos sonidos de tres tambores y un bombo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios