La convivencia de dos estilos se vive en Ronda

  • Horquilleros y costaleros; tronos y pasos, la ciudad del Tajo exhibe la Semana Santa para todos los gustos en armonía · Ayer, primer día de confluencia con la normalidad habitual que impera todos los años

TRONOS o pasos. Martillo sobre campana o llamador. Horquilleros o costaleros. Varales o trabajadoras… Dicho así podría ser un juego de palabras sin mucho sentido, pero que lo toma en todo su esplendor cuando llega el Domingo de Ramos y comienza la Semana Santa de Ronda, declarada de interés turístico nacional de Andalucía. Y es que, entre sus muchas peculiaridades, destaca una sobre el resto el que confluyan en una misma Pasión los dos estilos que marcan las diferentes semanas santas de Andalucía.

Cuando suenan los martillos de los capataces de los tronos de la Hermandad de la Pollinica supone el inicio de una semana donde es posible ver por las calles de la ciudad del Tajo todas estas diferencias. Prácticamente ocurre todos los días que coinciden varios desfiles procesionales en una misma jornada, llegando ser posible ver pasar a un paso con su peculiar y llamativa forma de andar, y a los pocos minutos ver aparecer el trono de otra hermandad con el paso firme y el elegante y pequeño vaivén que provocan sus horquilleros al caminar.

Lejos de suponer una rivalidad para las hermandades rondeños, ambos estilos y sus diferencias conviven con absoluta normalidad en la ciudad del Tajo, dándose la circunstancia que muchos hermanos pertenecen a cofradías con estilos de realizar sus estaciones de penitencia totalmente distintas sin que se produzca ningún tipo de problema.

De hecho, esta circunstancia siempre ha sido resaltada como un aspecto diferenciador de la Semana Santa de Ronda, donde se puede comprobar por parte de los visitantes qué estilo les gusta más o apreciar las bondades de ambos sin necesidad de salir de una misma ciudad.

Precisamente, ayer fue el primero de los días donde se produce esta circunstancia. Por la mañana la Pollinica salía a la calle portada por los hombros de sus horquilleros, mientras llegada la tarde noche el Prendimiento y los Gitanos salían a la calle portados por el cuello de sus costaleros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios