Un pueblo lleno de 'Pasión'

  • Como en la capital, la mayoría de las cofradías de la provincia tuvieron que suspender sus recorridos procesionales en un Jueves Santo marcado por la lluvia

MANOLO Vegas es un vecino de Benalmádena que lleva casi treinta años interpretando el papel de Jesucristo en una de las tradiciones más queridas de este municipio: El Paso. Se trata de una representación teatral datada de principios del siglo XX, aunque en 2001 sufrió un parón que duró  seis años, que se ha convertido en una cita obligada de la Semana Santa. Pero El Paso es mucho más que una simple obra. En esta tradición participan más de un centenar de vecinos que ponen todo su corazón en interpretar a los personajes que componen la obra, desde Abraham hasta Herodes, pasando por San Juan, la Virgen María o Poncio Pilatos. Para ello dedican varias horas de ensayo y mucho esfuerzo, todo con el propósito de dar el mayor realismo posible a las escenas. "Gracias a esta obra se conoce un poco más la Pasión de Cristo, todo lo que hizo y cómo se vivió. Somos más que simples espectadores", explica Ana Benito, una vecina que se encontraba entre el público. El Paso cuenta con 36 actos, en las que se recrean desde el sacrificio de Isaac, la resurrección de Jesús o la crucifixión. Todo ello va unido con las voces de Pepi Gómez y Alegría Rico, dos saeteras de la localidad que se encargan de narrar lo que sucede encima de cada uno de los escenarios instalados en el parque rústico Retamar. Si el tiempo lo permite hoy se hará una segunda representación a las 11:00.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios