El único Cristo bajo palio

La Cofradía de los Estudiantes de Antequera desafió ayer a la lluvia y procesionó por las calles de Antequera como tenía previsto. Tras la correspondiente deliberación, sus responsables tomaban la decisión de hacer estación de penitencia en una jornada marcada por la incertidumbre del tiempo. Cientos de antequeranos y visitantes esperaban a las puertas de la iglesia de San Francisco, que estuvo abarrotada para asistir a la salida de la única Cofradía del Lunes Santo antequerano.

La imagen del Nazareno de la Sangre era la primera salir, dejando impresionados a muchos de los que por primera vez asistían a su desfile procesional. Es el único Cristo que procesiona bajo palio, una característica que suele ser habitual de los tronos de las vírgenes de las hermandades. Es uno de los aspectos más curiosos de la Semana Santa Antequerana.

A pocos metros le seguía el Cristo Verde, que también cuenta con la peculiaridad de ser la imagen de Cristo más antigua de la ciudad del Torcal. Y no podía faltar Nuestra Señora de la Vera Cruz bajo palio acompañando a las imágenes de su hijo.

En Ronda, la Hermandad de Nuestro Señor Orando en el Huerto procesionó ayer por las calles de la ciudad después de mantener a todos los fieles en vilo durante los momentos anteriores a su salida. Durante todo el día una fina lluvia había caído sobre la ciudad del Tajo de forma intermitente, pero suficiente para hacer peligrar la estación de penitencia.

De esta forma, con todos mirando hacia el cielo, la junta de gobierno decidió aplazar la decisión hasta media hora más tarde de la hora fijada para la salida. Finalmente, cuando las lágrimas podían verse ya en los rostros de muchos penitentes y costaleros que se temían lo peor, el hermano mayor dio el sí a la salida. La iglesia de Santa Cecilia rompió en aplausos celebrando la decisión y lo que minutos antes eran lágrimas de tristeza se transformaron en júbilo. Sin embargo, la cautela no tardó en extenderse entre los hermanos, ya que las previsiones deparaban cierta posibilidad de lluvia en las horas posteriores.

Fuera, una multitud esperaba estoicamente pese al retraso. No en vano, la salida es precisamente el momento que depara mayores emociones en este desfile, debido al estrecho margen que tienen los costaleros en el pórtico del templo para maniobrar y sacar a la calle a los pasos. Posteriormente es una pronunciada rampa la que pone a prueba la habilidad de los costaleros antes de llegar a la calle, en una bajada que deja sin respiración a muchos de los asistentes a uno de los momentos cumbre de la Semana Santa rondeña.

La otra localidad que vivió ayer procesiones fue Marbella. La Hermandad del Cristo de la Columna protagonizó la procesión de ayer en la ciudad. La comitiva, que recorrió gran parte de las calles del casco antiguo, estuvo formada por dos tronos. El primero, la imagen de Jesús atado a una columna, tallado en 1905 en Granada, fue transportado por 50 hombres de trono y custodiado por 190 nazarenos. La segunda imagen representaba a María Santísima Virgen Blanca. Fue trasladada por 50 hombres de trono y acompañada por 200 nazarenos. La agrupación musical El Cautivo, que encabezaba el cortejo, la banda municipal de música y la agrupación La Pollinica, que también salió ayer en procesión, amenizaron el recorrido que discurrió con normalidad y sin verse afectada por la lluvia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios