Acosta se apunta: "Los derbis no se juegan, se ganan"

  • El argentino, feliz por su debut goleador, replica a los que hablaron de que su dolencia era mental

Comentarios 1

Lautaro Acosta disfruta de su particular milagro. De estar hace dos lunes en Holanda viendo a un especialista por su eternos problemas de tobillo pasó a ser el héroe de la remontada ante el Athletic. El argentino ha sufrido mucho durante los tres meses y medio en los que ha estado peleando por salir de su lesión, que se produjo el 23 de octubre ante el Stuttgart. Y ahora, claro, eleva su voz para reivindicarse: "Hubo gente que me dijo que lo mío era psicológico, pero yo he pasado muchas lesiones, me perforé un pulmón, me fracturé una cara, un hombro... Sé que no era psicológico, no era lógico lo que decían".

Por ello, ayer estaba felicísimo tras recibir múltiples felicitaciones por su oportuno estreno goleador ante el Athletic, un tanto que puede significar una final de Copa: "Estoy muy contento, en lo colectivo, porque es importante siempre ir con ventaja a una cancha durísima como San Mamés, y en lo personal, por haber aportado mi granito de arena. Nunca dudé de mis condiciones, siempre estuve seguro de lo que podía hacer, pero las lesiones no me permitían demostrar nada. Necesitaba una oportunidad y demostrar que estaba a la altura de un grande como el Sevilla y gracias a Dios se dio la victoria", explicó.

Pero el derbi copa la actualidad inmediata y ahí el menudo atacante argentino se explaya. "El sábado tengo un partidito importante -ironiza-, ojalá que salga bien, estamos trabajando para ello, este grupo se lo merece, pero más que merecimiento, los derbis hay que ganarlos como sea. Los derbis, como las finales, no se juegan, se ganan". Y no lo dice por decir. En su tierra disputó varios clásicos entre su ex equipo, Lanús, y su eterno rival, Banfield, curiosamente granates contra verdiblancos. "Siempre salí ganando, sé lo que es un clásico y también sé que aquí se vive con la misma pasión", dijo Acosta, que se mostró deseoso de jugarlo: "Es un partido aparte, un choque distinto a los demás. Nosotros estamos bien, con muchas ganas, metidísimos en un partido que va a ser durísimo. Ellos están incentivados con la llegada de Oliveira, pero eso no nos tiene que condicionar".

Acosta cree que está para jugar los 90 minutos, después de una recuperación en la que tuvo que ver el quinesiólogo argentino que trabajó con él y con Fazio: "Cuando decía que me dolía, me dolía un montón. Hacía falta lo que Sergio Bossi, el quinesiólogo argentino, me hizo, el fortalecimiento del tobillo, metiéndome los dedos para poder romper el hematoma. Lo que aportó Sergio fue fundamental, más el trabajo del personal de acá", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios