¡Albricias!, un 4-3-3 mandón y ganador

  • Álvarez sacrifica a Kanoute y Luis Fabiano y da con un sistema en el que hay firmeza atrás y libertad creativa total en ataque

Comentarios 3

No era tan difícil sacarle partido a la versátil plantilla del Sevilla. Simplemente se trataba de ocupar con lógica los espacios y mandar al traste, de una vez, la hipoteca que obliga a usar por norma un sistema simétrico y rígido por mor de contar con cuatro magníficos atacantes, dos extremos y dos delanteros. Tras el palo en la Champions, Álvarez se puso el mundo por montera, dejó sentados a Kanoute y Luis Fabiano y recuperó un sistema, que ya usó Jiménez con muy buen resultado, por ejemplo, en Riazor en la Copa, que ofrece una variante muy interesante: el 4-3-3. Esto permitió firmeza atrás, más líneas de pase, y más libertad creativa, con participación de muchas piezas en la producción.

Defensa

Álvarez vuelve a repetir la defensa que encajó cuatro goles ante el Braga. Sin embargo, la disposición del resto de las piezas es completamente distinta y el Sevilla apenas sufrió: la faceta defensiva corresponde a todo el equipo. Con Zokora por detrás de Cigarini y Renato, las coberturas se escalonaron adecuadamente pese a que Konko y Dabo siempre miraron hacia arriba y se desdoblaron, aunque sabiendo medir bien los tiempos.

La mejoría fue patente, pese al doble error inicial que dio pie al 1-0 (la falta evitable de Renato y la mano de Cigarini). Pero la rápida reacción en el marcador posibilitó que el Sevilla defendiera como más gusta, con la pelota. Sólo al final de la primera parte reaccionó algo el Levante, espoleado por el irregular criterio de Pérez Lasa a la hora de sancionar faltas. Pero ahí emergió Fazio como una torre inexpugnable en las pelotas colgadas.

Ataque

Sin la rigidez de dos referencias arriba, Renato y Cigarini se ofrecían para iniciar el juego sobre la base de las combinaciones en corto. Con 4-3-3 y la subida de los laterales, se multiplicaron las líneas de pase, a lo que ayudó el dinamismo de Negredo, que bajó a pivotar casi a la medular para conectar y lanzar a Jesús Navas y Perotti. Hubo menos remate, pero se terminaron más jugadas con peligro: hubo más llegada por sorpresa. En particular, Cigarini, con un córner ensayado y una magistral asistencia a Perotti en la jugada del penalti, se erigió como una pieza clave en el esquema. Pero no sólo él: Renato, Konko, Perotti, Jesús Navas... Todos produjeron más y mejor.

virtudes

Oportunísima reacción del técnico desde el banquillo con el cambio de sistema y del equipo en el campo, para remontar el inicial 1-0.

talón de aquiles

Ese penalti tonto de Cigarini...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios